jueves, 9 de julio de 2015

¿Son el dietista-nutricionista y el dietista un peligro contra la salud pública?




                             

 Aunque pueda parecer disparatado no pocas personas, y algunas de ellas con blogs influyentes piensan eso. Son personas que no dudan en descalificar y atacar sin compasión a compañeros, pero eso sí,  en sus blogs con un espacio para comentarios, deciden utilizar su derecho a la censura y con la excusa de que mi comentario no aporta al post, o que incita a abrir un debate no planteado por el autor, optan por la censura. Así que, qué mejor que utilizar mi blog para decir lo que pienso sobre este asunto.

Decir que en general, las críticas hacia el colectivo DN, suelen proceder del ala alternativa, mundo low carb, cetogénico y algunos del mudo paleo.
Si tuviera que definir mi alimentación en los últimos años dudo que se me pueda acusar de low fat. La grasa (de origen vegetal) haya hecho la dieta que haya hecho, prácticamente siempre ha sido mi fuente energética principal. Además siempre he defendido y defenderé que siguiendo una dieta rica en grasas se puede conseguir una buena salud, y que las dietas cetogénicas tienen muchísimo potencial terapéutico. En mi blog personal, los post más currados van sobre el trigo, sensibilidad no celiaca al gluten, y una colaboración sobre dieta cetogénica. Además he colaborado junto con grandes profesionales en otro post, que trataba del mismo tema. Vamos, que dudo mucho se me pueda acusar como un low carb hater.  

Sobre la dieta paleo, dietas evolutivas o cómo queramos llamarles, no creo que tenga un sesgo brutal, cuando ya en mis años universitarios empecé a leer a Robb Wolf y a probar ese tipo de dieta. Además he leído un montón sobre el tema, he visto decenas de videos del AHS y de muchos autores del mundo “paleo”, estoy en Paleo Spain, me han entrevistado en Paleo latino, y tengo muy buenos amigos que defienden este tipo de alimentación, y otros que la estudian comparándolas a otras dietas en ensayos clínicos. Aunque mi alimentación varía mucho a lo largo del tiempo, prácticamente siempre suelo basarla en frutas, verduras, aceite de oliva virgen extra, tubérculos, y pescado, alimentos que se pueden considerar Paleo. Creo que esta dieta bien planteada, puede ser perfectamente saludable.

Pero entonces, ¿Cuál es el problema?
El problema es que como en todas las cosas, también en nutrición hay bandos, hay frentes, hay ideologías, hay sesgo y hay radicales.
¿Y qué hacen estos radicales? Pues tratan de hacer ver a sus lectores, que las recomendaciones que se han dado sobre alimentación en salud pública son poco menos que recomendaciones de envenenamiento masivo a la sociedad. Poco menos que lo que hicieron los nazis contra los judíos, gitanos, homosexuales, etc.

Si nos ponemos a analizar, poco hemos tenido que ver los dietistas o los DN en las recomendaciones de salud pública. No conozco a los dietistas que elaboraron las directrices alimentarias que llevaron primero a en Enero de 1977 a luchar contra las grasas, grasas saturadas y colesterol, que se plasmaron en la pirámide alimentaria de la USDA del 92, pero un dato es que poco tuvimos que ver los DN en España cuando nuestra titulación no fue homologada hasta 2001. Pero sí, por lo visto nosotros somos los culpables de todo.

Alguna de las estrategias que utilizan estos haters son: hacen ver que todos los nutricionistas pensamos igual y defendemos la “pirámide alimentaria” o las recomendaciones oficiales, y que todos incitamos a hacer dietas low fat, que su valor de hidratos de carbono oscile entre el 55-60% y que las grasas denostadas por el colectivo, en ningún caso deben superar el 30% de las kilocalorías diarias totales.  Esto es totalmente falso, pero como el caso es atacar por atacar, cuando se observan los distintos matices que tienen los profesionales se ataca diciendo que cada profesional dice una cosa, y que antes de querer entrar en la sanidad pública, primero nos pongamos de acuerdo entre nosotros. Parece que estas personas no saben que las ciencias de la salud no son matemáticas, y que aquí no siempre 2+2 son 4.

 Porque sí, estos bloggers harían todo lo posible para hacer desaparecer a nuestro colectivo de la tierra. Para ellos, la gran amenaza de salud pública no es la pandemia de obesidad, ni la epidemia de la diabetes. Para ellos el mayor peligro de salud pública somos los dietistas, que queremos entrar en la sanidad pública solo para chupar del bote.

Por lo visto, en la universidad la asignatura de salud pública, políticas alimentarias y deontología fueron solo un mero trámite hecho para quedar bien ante el gran público, y decir que tenemos principios (teóricos), cuando en realidad queremos ser funcionarios, sentarnos en una silla bien cómoda, y no hacer nada en todo el día, no actualizarnos, y mandarles a todo el mundo, tenga la patología que tenga, una dieta con 325 raciones de cereales, y 128 vasos de leche desnatada al día.
Pues sí, y bueno ya si empiezas a hablar de sostenibilidad o a debatir o criticar sus “principios” o creencias nutricionales, eres poco más que un cretino con aura de semidios, o simplemente si no se ven con ganas de debatir censuran comentarios con cualquier excusa.  Y no discutas estudios científicos con ellos, porque la respuesta siempre es la misma: no sabes leer estudios científicos, ni interpretarlos, ni tú, ni los nutricionistas.

Es curioso porque esta gente odia a muerte las dietas hipocalóricas. La palabra hipocalórica es una palabra maldita, es culpable de la obesidad mundial y seguramente hasta de la crisis griega. Contar calorías es un pecado, y lo que hay que hacer es dejar de comer carbohidratos (frutas y tubérculos incluidos) y empezar a comer cuanta más grasa y proteína mejor. Pero lo que supongo que no saben, o pero aún no quieren saber, es que si analizan los ensayos clínicos, si analizan la literatura científica, todas estas dietas low carb o paleo lo que hacen es dar prioridad a alimentos saciantes, como las verduras, carnes, pescados y frutos secos, alimentos no procesados que llevarán a que una persona que haya basado su alimentación en bazofias industriales pase de una dieta hipercalórica a una dieta hipocalórica, al facilitar enormemente que consumas menos calorías de las que gastas. Sí, llámalo como más te guste, pero querido paleo, querido low fat, querido low carb, si estás perdiendo peso, te guste más o te guste menos, estás llevando una dieta hipocalórica. Y tu dieta hipocalórica puede ser una low fat, una low carb, una hiperproteica o una paleo en cualquiera de sus versiones.

Y con todo esto no quiero decir, que la figura del dietista, o la del dietista-nutricionista, es la del único garante del bien y de la salud mundial. Queremos ser un agente más que lleve a la población a mejorar su salud. Pero somos una profesión relativamente nueva y también tenemos obligaciones.
Lo primero sinceridad máxima, pisemos el suelo. Desde las universidades no pueden hacer creer que como nosotros hemos estudiado 4 años nutrición nosotros sabemos más que nadie, que lo que habla la gente que no es DN son magufadas y que nosotros siempre tenemos razón.  Eso es totalmente falso, y equiparo el título de DN a un carnet de conducir. Cuando te lo dan, sabes lo mínimo, lo más básico, pero te queda un largo, larguísimo camino para ser un buen conductor. De igual manera el título de DN o de dietista no garantiza nada.

Además las universidades españolas no son un campo de vanguardia científica. Tienen mucho, mucho, mucho que mejorar. Pero este no es el tema de hoy.
Pero también los estudiantes tienen parte de culpa. Un buen estudiante no se puede conformar con lo que diga la autoridad (profesor, doctor o catedrático). Tiene que dudar, tiene que investigar y debe preguntar. Así es como nos acercaremos al conocimiento. Y los profesores cobran un buen sueldo para que resuelvan vuestras dudas.

Los dietistas-nutricionistas y dietistas, además de luchar juntos por nuestras justas reivindicaciones, debemos estar actualizados. No podemos divulgar sobre un asunto sin tener ni idea del tema. Y tener idea no es poner la palabrita en google y darle al buscar y poner lo primero que nos aparezca en el buscador. Y no es coger un libro de hace 20 años y poner exactamente lo que diga el libro. Así damos mala imagen, no damos un mensaje claro y salimos perdiendo todos. Y si en un tema no hay evidencias claras, se dice y punto.

Y los dietistas, dietistas-nutricionistas titulados también debemos implicarnos en nuestros colegios o asociaciones y cambiar las cosas que no se estén haciendo bien. Si vemos que las cosas se hacen mal y nos quedamos cruzados de brazos, arreglaremos poco. Más acción y menos dejación.
Quizás una de las causas de la falta de motivación del estudiante de nutrición en la universidad sea la falta de visibilidad en la universidad de los DN profesionales, o DN profesores. Hemos tenido un montón de biólogos, médicos, farmacéuticos, etc., como profesores, pero los que menos han sido DN. Llevemos a los DN emprendedores a las universidades, mostremos los diversos caminos a los alumnos, y si hay algún DN que tiene las cualidades para el profesorado, que no tengo ninguna duda que los hay, que las universidades les faciliten el camino. No podemos seguir siendo una carrera con unos porcentajes atroces de paro, con un ambiente y mentalidad negativa máxima, y con perspectivas de hacer otra carrera o irse a trabajar de niñera, o camarero al extranjero porque no se puede vivir de la nutrición. Esta mentalidad hay que erradicarla sí o sí.



Pues eso, que nos lloverán críticas, algunas justificadas, otras no. Seamos humildes, escuchemos, abramos nuestras mentes y aprendamos en nuestro camino. Rectifiquemos cuando sea oportuno, y demos las gracias a quien nos ayude, a quien nos enseñe, a quien nos corrija justificadamente. Pero si hay que cerrar bocas, cerrémoslas. Una cosa es ser humilde y otra es ser tonto. No siempre lo mejor es poner la otra mejilla, cuando el golpe que te den no tenga ninguna justificación, date la vuelta, cierra el puño y pega fuerte. Hay muchos dioses sueltos en el campo de la nutrición, y a veces estos tienen que saber que, aunque lo crean, distan mucho de ser todopoderosos y de estar en posesión de la verdad. A por ellos. 

9 comentarios:

  1. Hola Rubén,


    Creo que nadie (con interés por la salud) duda hoy en día de la importancia que tenéis los D-N para ayudar a mejorarla y preservarla.

    Creo que nadie con dos dedos de frente duda tampoco de que vuestra figura mejoraría el sistema sanitario, ayudando a ahorrar mucho dinero a las arcas públicas a la vez que mejora la calidad de vida de las personas.

    Sinceramente, tampoco me parece que nadie os pueda echar la culpa de la creación de "la pirámide alimentaria" (pero sí creo que algunos D-N siguen recomendándola).

    El problema es que generalizar, en positivo o en negativo, no es nunca bueno. Y me explico.

    Creo que en todo lo relacionado con la salud, (por el simple hecho de que como tú bien dices no se trata de una ciencia exacta) internet lo ha cambiado todo.

    Si antes teníamos que fiarnos sí o sí de lo que nos dijese el profesional de la salud, ahora podemos contrastar opiniones y buscar diferentes alternativas sin necesidad de gastarnos un dineral en consultas privadas. Esto, lógicamente, tiene una parte negativa, que es que igual que tenemos acceso a un montón de infomación interesante, también tenemos acceso a información-basura, y no es fácil filtrar toda esta avalancha de información, pero tiene la parte positiva de que podemos exigir más explicaciones.

    No creo que nadie dude de la necesidad de los ginecólogos, por poner un ejemplo, en el sistema sanitario.
    Pero sí que he leído muchas críticas a esos ginecólogos que no dan la importancia que deberían a intentar que el parto sea natural (salvo que no exista otra opción) por las ventajas que ese tipo de parto conlleva para el bebé y la madre.

    ¿Significan esas críticas que la gente no cree que deban estar los ginecólogos en el sistema sanitario?

    No lo creo. Simplemente se les exige que estén actualizados, que intenten lo mejor para el paciente.
    Como ya he dicho, más información nos permite exigir más, y eso hace que algunos profesionales de la salud se sientan atacados.
    Yo estudié el Grado en Ciencias de la Actividad física, y cada día descubro un blog nuevo, con un montón de información interesante y muy bien explicada. Algunos de ellos no son de profesionales del ejercicio, y sin embargo tienen mucho que enseñarme.

    Creo en la regulación de todas las profesiones que tienen que ver con la salud, pero creo que (como dices) tenemos que autoexigirnos mucho más como alumnos y exigir también que los planes de estudios se actualicen y se adapten a los tiempos que corren, y en vuestro caso, como dices, incorporar a D-N que hayan trabajado en la empresa privada, seguro que ayudaría mucho a la formación y por tanto a la profesión.

    Que no tengamos que enseñar nuestro título para marcar la diferencia, y que los pacientes/clientes lo noten en cuanto nos conozcan debería ser el objetivo de nuestras profesiones. Que se note la profesionalidad.

    Quiero decir con esto que defender la presencia de vuestro colectivo en la sanidad pública me parece absolutamente necesario, y la labor que desarrolláis desde Dietética Sin Patrocinadores me parece increíble, pero como dices en el último párrafo de tu entrada, no debemos avergonzarnos de reconocer cuando sea necesario que estábamos equivocados, o de aportar datos que desmientan "verdades absolutas" y debemos ser humildes y mejorar.

    Quizá deberíamos preguntarnos los profesionales de "esas profesiones de las que todo el mundo sabe aún si tener un título" si esos blogs son influyentes porque saben ofrecer soluciones a los problemas de la población general de una forma más cercana.

    Sé que me he enrollado mucho y lo siento, pero como resumen diría que en lugar de quejarnos de que nos desacrediten, deberíamos darles más motivos para creer en nosotros.

    Dicho todo esto, muchísimas gracias por toda la información que compartes en tu blog y por el esfuerzo que dedicas a tu profesión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andrea por tu comentario. Ha sido un poco extenso, pero muy enriquecedor. Y cierto, respaldo prácticamente todas tus palabras, y estoy totalmente de acuerdo con el fondo del mensaje que has querido trasmitir. Estoy contigo al 100% es que antes de entrar en el sistema público de salud tenemos que demostrar que valemos, que somos útiles, necesario y que representamos una inversión rentable en salud. Creo que es una obligación estar actualizados, y que es positivo que nuestros pacientes estén cuanto más informados mejor. Con lo único que discrepo, es con tus dos primero párrafos. Créeme que sino fuera por esos haters (no se si tendrán 2 dedos de frente o tres, ni puedo asegurar de su interés por la salud), no hubiese escrito esta entrada.
      Un saludo Andrea.

      Eliminar
  2. El problema, querido Rubén, es que los DN que opinan lo contrario a tu artículo son los que están dando clases en las facultades de DN y los que copan las distintas asociaciones y entidades de la DN.
    Mientras las directrices oficiales estén apoyadas por marcas comerciales y marcas como Nestlé, Danone, Coke, Panrico...estén detrás de muchos eventos, asociaciones, estudios "científicos"...no tendréis ninguna credibilidad.
    El mundo de la DN tiene que sufrir una "guerra" interna y de momento, esta supuesta "guerra" la ganan los "oficialistos".
    Tu escrito debería ir dirigido a los DN y en particular a aquellos que están estudiando ahora la carrera. Pregonar esto a los 4 vientos, es tontería.
    Sois muy jóvenes y vais en la dirección equivocada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde fuera se ven las cosas distintas y es nuestro deber desacreditar a quien propaga información falsa que todo el mundo se termina creyendo, no por maldad ni nada de eso, sino porque nadie tiene la obligación de saberlo todo sobre todo y es normal creerse la información que se transmite ya sea sea boca a boca, TV o internet. Quiero dejar bien claro que esas asociaciones, organismos, etc., que van de la mano de las grandes industrias NO están compuestas por D-N, sino que la inmensa mayoría son médicos, farmacéuticos, biólogos, veterinarios, químicos, etc, etc, que quizás, en el mejor de los casos, hayan hecho algún trabajo de investigación relacionado con la nutrición, o hayan cursado un máster que para nada se puede equiparar con la carrera de D-N en materia de alimentación y nutrición, pero en cualquier caso no son D-N (lo mismo ocurre con los profesores de las universidades, prácticamente ninguno es D-N). Sin embargo todo el mundo los confunde con nosotros y no somos, lo mismo.
      La guerra de la que hablas no debe ser entre los D-N, sino entre los D-N y aquellos que no lo son, pero que nos dejan en mal lugar cuando meten la pata. De hecho, precisamente, comentas lo de las asociaciones apoyadas por la industria y a la vez comentas que somos muy jóvenes... entonces, siendo tan jóvenes, ¿cómo es posible que ya hayamos copado dichas asociaciones? como he dicho antes, esos no somos nosotros, son otros que la gente confunde con nosotros (FESNAD, SEDCA, AEP...) los D-N no dirigimos ninguna de esas entidades ni pintamos nada en ellas, por lo cual no tenemos por qué recibir críticas por los errores de otros.
      Dicho todo ésto, está claro que no somos ni de lejos perfectos, como nadie lo es, y que hay y habrá mejores y peores profesionales, en nuestro campo y en los demás, pero que, al menos, se nos critique cuando nos equivoquemos, no cuando se equivoquen otros.

      Eliminar
    2. Muy buenas querida "anónima". En primer lugar, no creo que todos los DN o dietistas que piensen lo contrario a lo que he escrito en esta entrada sean los "capos" de la nutrición en España. Yo voy a menudo a la universidad, y creo que aunque todavía hay profesores, y catedráticos con mentalidad del pleistoceno, con los que el dialogo es complicado, hay otros mucho más cercanos con los que se puede establecer un debate perfectamente. A veces más que de oficialismos y opositores, las cosas dependen más de mentalidades, y dudo que el camino que tengamos que emplear los DN "críticos" sea una guerra sin cuartel contra una parte de mis colegas. El camino ha de ser la unión y el dialogo, porque lo que está claro es que no hay verdades absolutas. Y también está claro que no es la misma evidencia en nutrición la que había hace 20 años que la que tenemos ahora, por eso creo que en nuestras luchas debemos de tener claro que si queremos ser alguien, si queremos encabezar el mundo de la nutrición es obligatorio estar actualizados, y que dar mensajes de "consensos" de 4 autodenominados expertos no es el mejor camino ni para la divulgación, ni para el colectivo ni para el conocimiento.
      Lo dicho, es cierto que tienen que cambiar algunas cosas dentro de ese "oficialismo", pero confío y espero que seamos los propios DN unidos los que construyamos nuestro propio futuro.
      Respecto a las tres últimas frases: En las universidades tenemos a fednu y adinu. Conozco bien a compañeros que están en estas asociaciones estudiantiles, y créeme que quieren lo mejor por el colectivo, quieren ser referencia, y quieren un colectivo actualizado. Por ejemplo en la Universidad de Alicante se celebrarán las jornadas adinu Alicante en septiembre, y sin lugar a duda dejarán lugar para el debate. Decir que en los últimos años, gracias sobre todo a DSP, a adinu y a fednu no ha cambiado nada en el mundo de los DN, es estar ciego. Y querer cambiarlo todo en 4 días es ser un iluso.
      En cuando a tu última frase, gracias por el piropo. La verdad es que joven cada vez menos, pero solo el tiempo, querida anónima, nos dirá quien está equivocado.
      Un saludo.

      Eliminar
    3. Pero eso pasa en cualquier Universidad: las clases normalmente no las dan los mejores profesores, y cuando sales de la carrera sales sin a penas saber una mierda. Y nadie se lleva las manos a la cabeza. Por esa regla de tres, nadie podría ser Ingeniero, Médico, Matemático... Pero para eso está el buen profesional del malo: El bueno se informa, el malo se estanca.

      Y bueno, las Universidades empezaron siendo instrumento de las Iglesias y monarquías. Y al final evolucionaron. La nutrición es joven y evolucionará, y gente que ha estudiado, evoluciona. Pero meter a todos los nutricionistas en el mismo saco, como hacen algunas personas, es lo mismo que hacen algunos nutricionistas cuando recetan dietas altas en HC porque ha sido lo único que le han enseñado: Son dos visiones atrasadas y que deberían evolucionar.

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con el Anónimo 11 Julio (3:31). Es una pena que tengamos las universidades que tenemos, donde para algunas cosas cuenta más el enchufe que tus capacidades y que seas un buen profesional. Así les va a las universidades españolas. Espero que en Nutrición, al menos las cosas cambien, y no se siga enseñando lo del 55-15-30 por los siglos de los siglos, y la pirámide del 92. Profes joder, que han pasado más de 20 años, cambiad de una vez los power point y no limitaos a hacerlo solo en la fecha. Y espabilad catedraticos lideres de la FEN y de otras sociedades o federaciones de alimentación...no somos obesos porque comemos menos pan que hace medio siglo, ni porque comemos 1600 Kcal. Pensad un poco más, que vosotros podéis. Pues eso, que esperemos que DN bien preparados vayan llegando a las universidades y que la docencia mejore, aunque que tengamos DN docentes no sea garantía de nada.
      En cuanto al Anónimo 11 Julio 2:59.
      Pues discrepo en algunas cosas. Empiezas diciendo que desde fuera se ven las cosas distintas. Supongo que quieres decir desde fuera de la FEDN. Yo creo que a veces para no tener una opinión sesgada hay que salir fuera, y escuchar a todos. Dudo mucho que en nutrición esto sea una lucha entre los buenos (FEDN y Consejo) y los malos (el resto de sociedades, federaciones y asociaciones de alimentación, nutrición y dietética). Dudo mucho que los "malos" vayan de la mano de las grandes industrias(que yo sepa patrocinadores de la FEDN como kellogs tb son una gran industria, y las barritas bicenturi no es que sean precisamente el ejemplo de alimentación "equilibrada"), y deseen el mal para los profesionales de la nutrición y la dietética y los buenos sean los ángeles celestiales que son expulsados de la federación española de sociedades de nutrición, alimentación y dietética por que se han portado bien y absolutamente todos los otros son muy malos. Por eso los colegios de euskadi, andalucia, cataluña y la asociación de Madrid están tan "unidas" a los que llevan la delantera en el Consejo y en la FEDN. Aquí, lo que yo veo, es que ni unos son tan buenos, ni los otros tan malos, veo lucha de poderes, y veo que el que sale perjudicado de estas luchas somos los profesionales de la NyD. Creo que estas sociedades que dicen representarnos deberían mirar más por el colectivo, y apoyar iniciativas sin ningún tipo de intereses como la que llevo a cabo DSP en madrid con #Sanidaddesnutrida. Creo que deberían renovarse, abrir paso a la nueva generación de D-N y no ver a los técnicos como un problema. Muchos frentes abiertos y poca cohesión...por esta linea no avecino muchos éxitos. Mi resumen, no podemos decir que el fallo esta en otros, y tenemos que mirarnos también a nosotros mismos, y rectificar en las cosas que estemos haciendo mal. Solo así podremos avanzar hacia el éxito.

      Eliminar
  3. Buenos días Ruben,
    Soy uno de esos bloggers que mencionas en tu artículo, muy interesante por ciento, y con el que coincido en más cosas de las que discrepo. Sin embargo, no me veo identificado en ese personaje que describes. No soy D-N y mis conocimientos proceden de la lectura -no de Google sino de libros- y de mi propia experiencia. Sin entrar en detalles, tengo publicados unos libros que han leído unos cuantos miles de personas y un blog que recibe bastantes visitas cada día con unos cuantos miles de seguidores también. Tengo muchos amigos D-N he incluso algún compañero de trabajo y lógicamente no coincidimos en todo, pero tenemos unas bases similares, ellos desde la interpretación de sus estudios y yo desde mi experiencia. No soy de los que culpa a los D-N de todos los males del planeta pero si de algunos de ellos. Mira, hace unos años escribí un artículo llamado La gran Mentira del Siglo XX en que que culpo a los políticos (y no a los D-N) de las aberrantes recomendaciones nutricionales pre-pirámide, pirámide y post-pirámide. Dicho esto, tengo un problema serio con vuestros representantes que aparecen en los medios de comunicación diciendo sandeces como que el azúcar no engorda, que el cerebro se muere si no consumimos azúcar y que la grasa -genéricamente- engorda, como si el resto de nutrientes no tuviesen carga energética alguna. Hay una parte en tu artículo que considero que falta y que la experiencia me ha enseñado es fundamental en la nutrición, y es la psicología. Tienes que ponerte en el lugar de las personas que no han estudiado ni leído nutrición y no saben nada de los conceptos que para ti son básicos y elementales, y para ellos la demagogia de la industria alimenticia, que utiliza falsos mensajes para engañar a la población, es devastadora. Muchas personas cometen el error de basarlo todo en pautas nutricionales sin tener en cuenta que donde la industria gana por goleada a los profesionales como tú es en las pautas psicológicas. Vuestra labor, no solo es importante, sino imprescindible, pero como he leído en otros comentarios, tenéis que empezar por unificar el mensaje, y desde luego por erradicar a ciertos voceros que dicen hablar en vuestro nombre cuando dicen las sandeces que dicen. En efecto, soy seguidor de un estilo nutricional low-carb y en mi cuerpo he podido notar durante años los efectos de la reducción de los carbohidratos en general y los simples en particular y la evolución de mi salud, y no puedo recomendar a nadie un enfoque distinto al que yo mismo he probado con espectaculares resultados. Pero soy consciente que cada persona es un mundo, cada cuerpo una ciencia y, sobre todo, que la reducción de carbohidratos por si sola no es sino el punto de partida de una larga serie de cambios en las pautas y hábitos nutricionales -que como bien indicas incluye en general una rebaja de la ingesta calórica- que hacen que todo funcione mejor a nivel metabólico. Y por eso te animo a que con ese espíritu que muestras en tu artículo trabajes en organizar en tu colectivo a tus compañeros para proponer líderes sólidos que transmitan mensajes no contaminados por la industria alimenticia ni farmacéutica, sin patrocinios adulterados, y se propongan unas pautas nutricionales adaptadas a los distintos tipos de necesidades, y en general tuteleis de algún modo el mercado alimenticio, no permitiendo la auténtica avalancha de porquerías que nos invade bajo una falsa imagen "sana y equilibrada".

    Saludos,


    Carlos Abehsera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Carlos. por identificarte. Gracias a eso he descubierto tu blog. Y coincidimos en muchas más cosas de las que discrepamos, no te quepa la menor duda, pero te haré unas pocas matizaciones. En primer lugar, el mismo problema que tienes tú con la gente que dice ser nuestros representantes lo tengo yo. Pero ten claro una cosa: yo solo formo parte de dietetica sin patrocinadores, así que el resto de asociaciones, fundaciones o colegios de DN no me representan, aunque digan que hablan en nombre del colectivo. Hablarán representando a sus socios, o a sus colegiados, pero a mi no me representan, y en la inmensa mayoría de los casos no me siento representado por ellos. Y he de decirte algo, la inmensa mayoría de los DN no estamos colegiados/asociados, así que esta gente en muchos casos vendida a la industria, ni siquiera representan a la mayoría de mi colectivo. Y si lo que dicen daña la imagen de sus colegiados/asociados es problema de ellos, aunque perfectamente puede que estos tampoco se sientan representados por ellos. Te pongo un caso, yo no voté a nuestro presidente del gobierno, pero soy español y me representa. ¿Significa esto que yo sea culpable de sus actos?¿Me tengo que sentir representado por el, por el simple hecho de ser español y de que él sea mi presidente? Por eso no me gusta generalizar, y creo que tu lo haces en tu blog con los nutricionistas. Y te lo digo a ti, de la misma manera que se lo dije en su día a Marcos (fitnessrevolucionario), y él cambió su actitud hacia nuestro colectivo y ahora, además de ser un referentes para muchos DN, hasta suele participar en muchos de nuestros hangouts (de DSP).
      De todo lo que dices de la industria alimentaria, estoy totalmente de acuerdo, por eso estoy desde el principio en DSP, para que las personas puedan recibir en la medida de lo posible un mensaje sin sesgos, un mensaje lejano a la manipulación de la información que hacen a su antojo estas empresas, y que muchas veces, y gracias a los patrocinios intentan hacer llegar no solo al ciudadano, sino también al profesional de la alimentación, nutrición y dietética.
      Respecto a unificar el mensaje, a ver. He leído en tu blog que has leido a Weston Price en su libro Nutrition and Physical degeneration. Me encantó ese libro, y me enseño que en alimentación se puede comer sano de cientos de maneras distintas. Había pueblos que comían centeno, otros cebada, otros quesos y mantequilla, otros legumbres frutas y pseudocereales, otros mucho pescado, otros subsistían a base de carne, y todos tenían una salud envidiable lejos de enfermedades de la civilización. Unos eran low carb, y otros eran low fat. Entiende que no podemos decir: "los hidratos son malos" o "las grasas son malas" cuando estos macronutrientes realmente no son el problema. Pero si creo que mi colectivo está luchando cada vez más contra esos alimentos superfluos, que aportan poco más que energía. Alimentos como el azúcar, la bollería industrial, las galletas, los cereales de desayuno, y una multitud de productos industriales de los que muchos de nosotros no consideramos "alimentos".
      Y bueno, te recomiendo que sigas a ese pequeño grupo del que formo parte llamado dietética sin patrocinadores. Podrías hasta acercarte a nuestras jornadas que organizamos anualmente, jornandas abiertas totalmente al debate y con multitud de mesas redondas, jornadas por supuesto sin ningún tipo de patrocinador ni de influencia de ningún tipo de industria.
      Un abrazo Carlos.

      Eliminar