martes, 25 de diciembre de 2018

El vino. ¿Verdades, mentiras, o verdades a medias? Parte Final



Meses después, Nutrianarquía vuelve con la segunda parte del vino. No he sacado tiempo hasta ahora de terminar este post, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Así que vamos al lío. En primer lugar, decir que el post no tuvo muy buena acogida por parte de mucha gente, y dio para algún debate en twitter. Pero mi intención no es caer bien a todo el mundo, ni escribir lo que la gente quiere leer. Así que volveré a escribir lo que encuentre sobre las partes que quedaron sin abarcar en el primer post y concluiré lo que a día de hoy piense.



Otra gente me dijo que esa marabunta de estudio tras estudio es un rollazo, y que es mejor pillar un buen estudio y hablar sobre él. Pero creo que es mejor ver estudio tras estudio y observar las tendencias en los resultados. ¿Por qué? Porque conozco bloguers que le han dedicado un post a un estudio en concreto, cuando todo lo que había publicado contradecía a ese estudio, y se ha dado la idea de verdad absoluta a una cosa, que estaba lejos de serla.

Quizás mañana pueda pensar otra cosa, porque nunca he sido ni de verdades absolutas ni de ideas fijas e inamovibles. Si alguien me convence con datos, de que algo de los datos que presento no son certeros, si salen nuevos estudios con nuevas evidencias, no tengo ningún problema en cambiar de opinión.

Al toro, en la primera parte vimos una breve historia del vino, sus componentes, diversos estudios sobre vino y enfermedad cardiovascular, vino y control de peso, y vino y síndrome metabólico.

En este segundo post, nos adentraremos dentro de la relación entre el consumo de vino y la salud mental, microbiota, cáncer y la mortalidad total. Y antes de la conclusión, veremos un popurrí de estudios de vino y algunas otras cosas.



Vino y salud mental:

A pesar de su pequeño tamaño, el cerebro consume de un 15 a un 20% del oxigeno que respiramos, lo que lo hace altamente susceptible al estrés oxidativo (1).  

Son muchos los estudios que han mostrado efectos positivos del vino en la salud mental. Veámoslos con más detalle.

En un estudio en el que siguieron a las personas por 7 años, los que bebieron vino de forma moderada puntuaron más alto en los test cognitivos que los que tomaban otro tipo de bebida alcohólica.  En mujeres, de hecho, las que no bebían nada de alcohol, puntuaban más bajo que las que consumían vino. (2).

En un estudio realizado en Suecia, con más de 12.000 participantes, se observó que cada gramo adicional a 1,16 gramos por día se asociaba a una reducción del riesgo de demencia del 2%. Pero el superar los 12 gramos de alcohol por día se asociaba con un mayor riesgo. El consumo moderado de nuevo se observó factor protector (3).

En una cohorte de casi 600 personas de diferentes razas que vivían en Nueva York, se vio una asociación dosis-respuesta entre el consumo de vino y el volumen total cerebral, indicando un posible efecto protector del vino en el cerebro (4).

En otro estudio de cohorte, en la provincia de Güeldres, en Holanda, se siguió durante 10 años a más de 2500 participantes de entre 43 y 70 años. El vino tinto, fue asociado a mejor función cognitiva global, mejor flexibilidad y memoria con el efecto más positivo observado en los 1,5 vasos de vino al día (5).

El consumo de vino en esta cohorte, fue la única bebida alcohólica que se asoció a una protección de la salud mental, lo que podría indicar, que son los componentes no alcohólicos del vino los que pudieran ejercer dicha protección.

 Aunque, es cierto que no en todos los estudios se observan resultados tan positivos. Por ejemplo, en una cohorte de 360 pacientes que fueron seguidos por casi 20 años, el consumo de vino no afecto al deterioro cognitivo (6).

En PREDIMED, el estudio de intervención más grande hecho en España y en Europa con dieta, se observó que el consumo de vino de 2 a 7 vasos por semana fue asociado de forma significativa con un riesgo un 32% inferior de padecer depresión, aunque un consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de ésta (7). De nuevo se observan claras diferencias entre moderación y exceso.  

En otro estudio observacional realizado en Italia a más de 1500 personas, se encontraron efectos positivos de los polifenoles contra la depresión. El consumo de vino, de forma específica, se asoció a menor riesgo de síntomas depresivos (8).

En otra revisión de estudios que abarcaba 19 países, la función mental se redujo más rápidamente en no bebedores que en bebedores moderados (9).

Estudios prospectivos muestran además un menor riesgo de demencia, de enfermedad de Parkinson y de Alzheimer entre los que beben vino de forma regular y moderada. (10-13).




Microbiota

Sabemos de los efectos prebióticos de los polifenoles. Y estos son aplicables también a los polifenoles que encontramos en el vino. Por ejemplo, 2 vasos de vino aumentan los niveles de Bifidobacterium y de Enterococcus, comparado con un consumo de Ginebra que no muestra beneficios (14).

Otra bacteria presumiblemente beneficiosa para nuestros intestinos, los Bacteroides, se asociaron de forma positiva al consumo de vino tinto (15).

Un ensayo clínico aleatorizado con una muestra de 41 pacientes trató de averiguar los cambios en los metabolitos fenólicos derivados de la microbiota en las heces (16). Aumentaron 10 compuestos después de que los voluntarios hubiesen tomado un cuarto de litro de vino al día por un periodo de 1 mes, y el contenido total de metabolitos fenólicos también aumentó. Se observó una capacidad diferente de la microbiota intestinal para metabolizar los polifenoles del vino.

Este mismo grupo de investigación, realizó otro análisis que mostró que el vino tinto sin alcohol cambia el contenido de 8 ácidos fenólicos, y que el alcohol no influye en la formación de los metabolitos fenólicos (17). De nuevo, el vino es mucho más que alcohol.

Se ha estudiado igualmente la asociación entre vino tinto, estrés oxidativo, inflamación y poblaciones de microbiota fecal en adultos. En este caso se trato de una muestra de 38 voluntarios (18). Aquellos que consumieron 100 ml de vino tinto al día tuvieron menores concentraciones de malondialdehido que se forma por peroxidación lípidica de acidos grasos insaturados y es un marcador de la degradación oxidativa de la membrana celular. Así, un consumo moderado y regular de vino tinto podría reducir la oxidación de las grasas, en cuyo mecanismo podría estar implicado la microbiota.

También se ha investigado si el vino tinto puede protegernos o provocarnos endotoxemia (concentración elevada de lipopolisacáridos(LPS) en sangre que puede llevar a inflamación, adiposidad, y a procesos de autoinmunidad). Un alimentación rica en grasas refinadas (sobre todo saturadas), y/o grasas de mala calidad, aumenta la endotoxemia.

 En el estudio, 10 voluntarios fueron aleatorizados a recibir o bien ginebra, o vino tinto o vino tinto sin alcohol. No se observaron diferencias significativas entre en las concentraciones de LPS entre los voluntarios (19). Las poblaciones de bifidobacterias y la prevotella crecieron significativamente y estas bacterias se asociaron a una menos concentración de LPS.

Otro estudio (20) incluyo 10 pacientes sanos, y otros 10 con síndrome metabólico en el que los participantes o bien consumieron vino tinto o vino tinto sin alcohol. Entre los pacientes con síndrome metabólico los polifenoles del vino tinto aumentaron significativamente el número de lactobacilus, bifidobacterias y bacterias productoras de ácido butírico (beneficioso para las células del colon), y lo hicieron a expensas de bacterias productoras de LPS (bacterias “malas”).  Los cambios en la microbiota de los pacientes con síndrome metabólico, podrían haber sido los responsables de su mejoría.

Por último, en otro estudio (21) se observó en un grupo de 15 jóvenes voluntarios, que el consumo de vino tinto aumenta la diversidad de la microbiota medida en heces, comparado con 5 voluntarios del grupo control que no bebieron vino.



Cáncer

La idea que todos tenemos de las bebidas alcohólicas y el cáncer hoy día es clara. El alcohol y el cáncer van de la mano, cualquier dosis de alcohol es un riesgo para contraer cáncer, es el típico mensaje que se suele divulgar hoy en día entre los nutricionistas.

De hecho, los estudios han mostrado una asociación entre un consumo de alcohol elevado (+3 vasos hombres y + de 2 mujeres) y distintos tipos de cáncer (hígado, intestino, mama, bucal, faringe, laringe, esófago) (22,23). E incluso en un estudio publicado por Klatsky (24) y colaboradores se observó un aumento en la incidencia de cáncer incluso con un consumo moderado de alcohol, aunque en las limitaciones del estudio, los autores comentaron que fue probable que las personas infraestimaran su consumo, lo que dificultaba hacer conclusiones categóricas de los resultados.

Pero en la primera parte de este post, se vio que le vino era mucho más que alcohol, y que tenía cientos de componentes, luego pensar que el vino es sinónimo de alcohol y nada más, puede llevarnos a engaños. Así que en lugar de analizar todos los estudios que relacionan el cáncer con el alcohol, haremos una cosa diferente. Ver los estudios que tenemos disponibles que relacionen el consumo de vino con el cáncer.

Y los hay, no os creáis que no. Por ejemplo, en los últimos 5 años hay más de 10 estudios que han sido publicados y tratan de observar la relación entre el consumo de esta vieja bebida y el cáncer. ¿Nos sorprenderán los resultados?
Vamos a verlos.

En un estudio sobre el carcinoma de células basales (25) en el que se utilizaron datos de las cohortes del estudio de la salud de las enfermeras (NHS y NHSII), con una muestra de más de 200.000 mujeres, más los datos de más de 40.000 hombres del estudio de seguimiento a los profesionales sanitarios, se observó que un aumento en el consumo de vino se asociaba a un mayor riesgo en este tipo de cáncer, aunque en otro estudio de 380 casos y 390 controles (26) no se encontró tal asociación.

El estudio EPIC, uno de los estudios prospectivos más importantes hasta la fecha, trató de observar la relación entre cáncer y alimentación, e investigo la relación entre el cáncer de vejiga y endometrio y el consumo de vino (27,28). En dicha cohorte no se encontró relación significativa entre el consumo de vino y estos tipos de cáncer.

Con respecto al cáncer epitelial de ovarios en un estudio de casos y controles (29), se observó que el consumo de vino se asoció a un menor riesgo, y la protección fue más fuerte para los que bebieron vino tinto que para los que bebieron blanco.

Respecto al cáncer de cabeza y cuello, en una cohorte holandesa de más de 120.000 participantes (30), no se encontró asociación entre el consumo de vino y dichos tipos de cáncer. De hecho, se observó una protección ante estos tipos de cáncer entre los bebedores moderados de vino, aunque esta relación no fue significativa. También en otro estudio con una cohorte de más de 24.000 personas (31), el consumo de vino fue asociado a menor riesgo de adenocarcinoma en el esófago, aunque igualmente no fue estadísticamente significativo.

También se ha investigado la relación entre el consumo de vino y el riesgo de melanoma y otros tipos de cáncer de piel. Se hizo con una muestra de casi 60.000 mujeres(32) del estudio: iniciativa de la salud de la mujer (WHI). Tras 10 años de seguimiento las mujeres que bebían más de 7 bebidas alcohólicas por semana tenían un mayor riesgo tanto de melanoma como de otros tipos de cáncer de piel. Y comparando con mujeres no bebedoras, un mayor consumo a lo largo de la vida de licores o de vino blanco se asoció igualmente a mayor riesgo. Con los datos de otras cohortes de la que ya hemos hablado, la del  (NHS, NHS II y la del seguimiento de profesionales de salud) también se observó una mayor relación entre el riesgo de melanoma y el vino blanco (un 13% más por cada vaso al día) (32-33).

Respecto al cáncer de mama, en un estudio también con los datos del EPIC (34) y en una muestra de más de 65000 mujeres francesas, se observó que en las postmenopáusicas, el consumo de vino aumenta el riesgo de cáncer de mama un 33% más, por cada dos vasos de vino al día, comparado con las mujeres abstemias.

En otro estudio se investigó el papel del alcohol en la prognosis y la supervivencia en pacientes en fase 3 de cáncer de colon. Un consumo de vino tinto moderado se asoció con una mayor supervivencia, con menor tiempo de recurrencia y con supervivencia libre de la enfermedad. Estos datos no fueron muy distintos de los que se observaron en otro estudio con más de 3000 pacientes alemanes con cáncer colorectal, donde los abstemios tuvieron una peor supervivencia global y específica a este tipo de cáncer (35-37).

¿Es el alcohol del vino el elemento que podría actuar como protector en este tipo de cáncer? Pues parece que no, ya que en otro estudio se mostró que un consumo moderado de alcohol se asoció a un mayor riesgo (no significativo) de cáncer colorectal, aunque los que consumieron vino tinto, en un contexto de dieta mediterránea, tuvieron un menor riesgo (38).

Los polifenoles encontrados en el vino, tales como el resveratrol y la antocianina sí han mostrado actividad anticancerígena inhibiendo la proliferación celular de este tipo de células e induciendo su muerte (39-41).

Por ello, en general, los bebedores moderados de vino tienen una menor mortalidad por cáncer, mientras que los que beben otro tipo de bebida alcohólica tienen un mayor riesgo (42).

También se han publicado estudios que han estudiado el efecto de si un vaso de vino antes de las comidas podría aumentar el apetito en enfermos de cáncer, ya que, en este tipo de pacientes, es muy común la perdida de peso y la desnutrición. Pero, no se encontraron diferencias significativas ni en el apetito ni en el peso (43-44).



Mortalidad total

El consumo de vino está asociado a menor mortalidad total. En un estudio de 11 años de seguimiento con más de 13.000 adultos daneses, se observó que los que bebían vino tuvieron menor riesgo de morir que los que tomaban otras bebidas o los que no bebían ninguna bebida alcohólica (45).   Y otro estudio prospectivo de casi 25.000 personas
(42) de 20 a 98 años mostro que los que consumían vino de forma moderada tenían menor mortalidad por cualquier causa que los que abstemios.


 Desde los hallazgos de St Leger, varios estudios epidemiológicos han encontrado una asociación entre el consumo de vino y un riesgo reducido de mortalidad por enfermedad cardiovascular, y mortalidad total tanto en Europa como en los Estados Unidos (46-49).

También en otros estudios, se encontró que el consumo de vino se asoció a una mayor reducción del riesgo cardiovascular y la mortalidad total que el consumo de cerveza y bebidas alcohólicas (50-52).

.
Otros estudios:

En el estudio aleatorizado: la ingesta de vino tinto en diferentes comidas modula el nivel de LDL oxidado, la expresión genética oxidativa e inflamatoria en personas sanas (53), se observó como el consumo de vino reducía la inflamación, y oxidación del LDL tras una comida en el McDonald’s de forma significativa, y mejoraba igualmente la oxidación, pero en menor medida, tras una comida mediterránea.



En otro estudio igualmente se muestra como el vino inhibe la oxidación del colesterol provocada por los radicales libres (54).

En un pequeño ensayo clínico se observo que el vino podría prevenir los efectos negativos vasculares del tabaco (55).

En varios estudios se observa como los polifenoles del vino reducen la expresión de marcadores inflamatorios (56,57), puede representar una simple y económica estrategia para reducir la inflamación intestinal (58), es seguro y reduce la calprotectina (marcador de inflamación intestinal) en pacientes con enfermedad inflamatoria inactiva (59)(Crohn y Colitis ulcerosa), que refieren igualmente menor malestar intestinal que con otras bebidas alcohólicas o azucaradas (60).

 En otro estudio se observa una reducción en 16 marcadores de inflamación con un consumo de vino moderado (61).  En un último estudio realizado en Madrid, se redujeron los factores pro-inflamatorios en voluntarios sanos y aumentó la capacidad antioxidante, aun tomándolo en una comida alta en grasas saturadas y azúcar (62).




Conclusiones

El vino es mucho más que alcohol (63-66), pero su consumo en exceso tiene riesgos. En muchos accidentes de tráfico, muchos casos de violencia de todo tipo, el alcohol se encuentra presente, y sí, el vino también contiene alcohol.

La genética puede jugar un importante rol en el alcoholismo (67). Si en tu familia hay una historia de alcoholismo, es mejor que evites el alcohol. El 1% de la población puede ser sensible a los sulfitos (68), que también se encuentran en el vino.

Muchos medicamentos presentan interacciones con el alcohol, así que evita beber alcohol cuando los consumas.

Aunque algún estudio ha sugerido que dosis muy pequeñas de alcohol podrían no ser problemáticas para el feto (69), no se ha establecido una dosis segura de alcohol para las embarazadas.




Pero no debemos ocultar los datos. Existe una fuerte posibilidad biológica de que el vino, y especialmente el vino tinto, tenga un efecto positivo en el organismo. En consonancia con esa premisa, varios estudios clínicos han encontrado beneficios, en gran parte debido a una reducción en los marcadores inflamatorios, oxidativos y en la prevención de la enfermedad cardiovascular.

Es cierto que se ha asociado a los bebedores de vino a opciones de estilo de vida más saludables que aquellos que beben otras bebidas, por lo que el efecto en la salud atribuido al vino podría deberse a algunos factores de confusión como que los consumidores de vino tuvieran un mayor estatus socioeconómico, un comportamiento y una dieta más saludable, menor hábito tabáquico y menores factores de riesgo ante enfermedades graves.

Por lo tanto, si no tomas vino o no te gusta, tienes componentes genéticos de alcoholismo, eres sensible a los sulfitos, tomas medicación que presente interacciones con el alcohol, estás embarazada, vas a conducir o tienes factores de riesgo de cáncer de mama, no hay razón para que empieces a beber vino. Podrás encontrar polifenoles en otros alimentos igualmente saludables, como en frutas y en su zumo y en las verduras.

Si eres bebedor o bebedora, y no presentas estos problemas, consúmelo siempre en las comidas y de una forma moderada. Y más importante que un buen vino, escoge una buena compañía, disfruta del momento, porque, la salud es mucho, mucho más que una bebida o un alimento.

La prohibición de alcohol en un condado de USA originó un descenso del 15% en el número de patentes. Disminuyó la interacción social y la creatividad, afectando sobre todo a los hombres (70).

Así mismo, en pequeños pueblos de Inglaterra cuando cerraba el único pub, a pesar de reducirse el consumo de alcohol, subía la mortalidad (71).

Así que para despedir el año y comenzar uno nuevo, reúnete con los que te quieren y, si os gusta, descorchar un buen vino y brindad por vuestros deseos. Feliz año a todos y larga vida al vino.

Bibliografía:

  • 1-       Xinkun Wang. Selective Neuronal Vulnerability to Oxidative Stress in the Brain.
  • 2-       Arntzen KA. Moderate wine consumption is associated with better cognitive test results: a 7 year follow up of 5033 subjects in the Tromsø Study.
  • 3-       Handing EP. Midlife alcohol consumpiton and risk of dementia over 43 years of flollow-up.
  • 4-       Gu Y. Alcohol intake and brain structure in a multiethnic cohort.
  • 5-       Nooyens AC. Consumption of alcoholic beberages and cognitive decline at middle life.
  • 6-       Heymann D. The association between alcohol use and the progresión of alzehimer’s disease.
  • 7-       Gea A. Alcohol intake, wine consumption and the development of depresion.
  • 8-       Godos J. Dietary poliphenol intake and depresion.
  • 9-       Wright CB. Reported alcohol consumption and cognitive decline: the Northern Manhattan Study
  • 10-    Neafsey E. Moderate alcohol consumption and cognitive risk
  • 11-    Orgogozo JM. Wine consumption and dementia in the elderly: a prospective community study in the Bordeaux area.
  • 12-    Palacios N. Alcohol and Risk of Parkinson Disease in a Large Prospective Cohort of Men and Women
  • 13-    Hernan MA. Alcohol consumption and the incidence of Parkinson's disease.
  • 14-    Queipo-Ortuño MI. Influence of red wine polyphenols and ethanol on the gut microbiota ecology and biochemical biomarkers. 
  • 15-      Cuervo A. Phenolic compounds from red wine and coffee are associated with specific intestinal microorganisms in allergic subjects
  • 16-    Muñoz-Gonzalez I. Profiling of microbial -derived phenolic metabolites in human feces after moderate wine intake.
  • 17-    Jimenez-Giron. Comparative study of microbial-derived metabolites in human feces after intake of gin, red wine and dealcoholized red wine.
  • 18-    Cuervo A. Red wine consumption is associated with fecal microbiota and malondialdehyde in human population.
  • 19-    Clemente-Postigo M. Effect of acute and cronic red wine consumption on lypopolisaccharide concentration.
  • 20-    Moreno-Indias I. Red wine poliphenols modulate fecal microbiota and reduce markers of metabolic syndrome in obese patients.
  • 21-    Barroso E. Phylogenetic profile of gut microbiota in healthy adults after moderate intake of red wine.
  • 22-    Bagnardí V. Light alcohol drinking an cancer: a meta-analysis.
  • 23-    Jin M. Alcohol drinking and all cancer mortalily: a meta-analysis.
  • 24-    Klasty AL. Moderate alcohol intake and cancer. The role of underreporting.
  • 25-    Wu S. Alcohol consumption and risk of cutaneous basal cell carcinoma in women and men.
  • 26-    Zang Y. Alcohol intake and early onset basal cell carcinoma.
  • 27-    Fedirko V. Alcohol drinking and endometrial cancer riskin EPIC study.
  • 28-    Botteri E. Alcohol consumption and risk of urotelial cell bladder cancer in EPIC.
  • 29-    Cook LS. Adult lifetime alcohol consumption and invasive epitelial ovarian cancer risk.
  • 30-    Maasland DHE. Alcohol consumption, cigarrete smoking and risk of subtipes of head-neck cancer.
  • 31-    Yates M. A body mass index, smoking and alcohol and risk of barrett’s esophagus and esophageal adenocarciroma.
  • 32-    Kubo JT. Alcohol consumption and risk of melanoma and no-melanoma skin cancer in the women’s health inititative.
  • 33-    Rivera A. Alcohol intake and risk of indident melanoma.
  • 34-    Fagherazzi G. Alcohol consumption and breast cancer risk subtypes in Epic cohort.
  • 35-    Walter V. Alcohol consumtion and survival of colorectal cancer patients.
  • 36-    Phipps AI. Prediagnostic alcohol consumption and colorectal cancer survival.
  • 37-    Phipps AI. Alcohol consumption and colon cancer prognosis among participants in north central cancer treatment group pase III trial.
  • 38-    Klarich DS. Moderate alcohol consumption and colorectal cancer risk.
  • 39-    Jang M. Cancer chemopreventive activity of resveratrol, a natural product derived from grapes.
  • 40-    Liu Yan. Fresh raspberry phytochemical extract inhibits hepatic lesion in a Wistar rat model.
  • 41-    Li D. Health benefits of anthocyanins and molecular mechanisms: Update from recent decade.
  • 42-    Gronbaek M. Type of alcohol consumed and mortality from all causes, coronary heart disease, and cancer.
  • 43-    Argiles JM. Cancer-associated malnutrition.
  • 44-    Jatoi A. A randomized trial to test the orexigen effects of this advice in advanced cancer patients.
  • 45-    Gronbaek M. Mortality associated with moderate intakes of wine, beer, or spirits.
  • 46-    Tunstall-Pedoe H. Contribution of trends in survival and coronary-event rates to changes in coronary heart disease mortality: 10-year results.
  • 47-    Di Castelnuovo A. Alcohol dosing and total mortality in men and women: an updated meta-analysis of 34 prospective studies.
  • 48-     Nichols M, Scarborough P, Allender S, Rayner M. What is the optimal level of population alcohol consumption for chronic disease prevention in England?
  • 49-    Mukamal KJ. Alcohol consumption and cardiovascular mortality among U.S. adults, 1987 to 2002.
  • 50-    ] Renaud SC. Wine, beer, and mortality in middle-aged men from eastern France.
  • 51-    Streppel MT. Long-term wine consumption is related to cardiovascular mortality and life expectancy independently of moderate alcohol intake: the Zutphen Study.
  • 52-    Klatsky AL. Wine, liquor, beer, and mortality.
  • 53-    Di Renzo L. Intake of red wine in different meals modulates oxidized ldl level, oxidative and inflammatory gene expresión in healthy people: A RCT
  • 54-    Tian L. Red and White wines inhibit colesterol oxidation induced by free radicals.
  • 55-    Schwarz V. Red wine prevents the acute negative vascular effects of smoking.
  • 56-    Panaro MA. Anti-Inflammatory effects of resveratrol occur via inhibition of lipopolysaccharide induced NF-kB activation in Caco-2 and SW480 human colon cancer cells.
  • 57-    Tomé-Carneiro J. Grape resveratrol increases serum adiponectin and downregulates inflammatory genes in peripheral blood mononuclear cells: a triple-blind, placebo-controlled, one-year clinical trial in patients with stable coronary artery disesase.
  • 58-    Nunes C. Intestinal anti-inflammatroy activity of red wine extract: unveiling the mechanisms in colonic epitelial cells.
  • 59-    Swanson GR. Is moderate red wine consumption safe in inactive inflammatory bowel disease?
  • 60-    Hey H. Effects of five different alcoholic drinks on patients with Crohn’s disease.
  • 61-    Muñoz-Gonzalez I. Moderate consumption of red wine can modulate human intestinal inflammatory response.
  • 62-    Torres A. Red wine intake but not other alcoholic beverages increases total antioxidant capacity and improves pro-inflamatory profile after and oral fat diet in healthy volunteers.
  • 63-    Kresser C. All  about wine, part 1: the evolution of winemaking.
  • 64-    Kresser C. All about wine part 2. The health benefits and risk. Part 2.
  • 65-    Areto A. The impact of moderate wine consumption on health.
  • 66-    Pavlidou E. Wine: An aspiring agent in promoting longevity and preventing chronic diseases.
  • 67-    Stacey D. The genetics of alcoholism.
  • 68-    Grotheer P. Sulfites: Separating Fact from Fiction.
  • 69-    .Robinson M. Low-moderate prenatal alcohol exposure and risk to child behavioural development: a prospective cohort study.
  • 70-    Andrews M. Bar Talk: Informal social interaction, alcohol prohibition and intervention.
  • 71-    Cabras I. Rural pubs really do make countyside communities happier but they are closing at and alarming rate.
  •  


sábado, 22 de diciembre de 2018

NutriAnarquía, su historia y felicitaciones navideñas.



Nutrianarquía surgió hace muchos años. Fue un blog, que primero se llamó trabajo de TICS del master del profesorado que hacía en la Universidad Miguel Hernández. Me obligaron a hacer 4 ó 5 entradas, y empecé por los macronutrientes. Esos fueron los comienzos del blog, que como su autor eran bastante intermitentes y anárquicos.

El blog iba más que otra cosa por arrebatos. Si tenía alguna peleilla por twitter y estaba super indignado, pues me desahogada totalmente en este blog. Siendo sinceros, me sentía bien después de escribir, libre de carga.

El blog, tuvo su primer y único cambio estético, gracias a Carlos Demostenes que me hizo el logo y me rediseño el estilo del blog por una triste cerveza. Tienes que valorar más tú trabajo, Carlos. De todas maneras, 1.000 gracias.


Gracias por el logo, Carlos. 


Pasaron años, y muchas cosas. Seguramente los años de la creación y del poner los pilares de dietética sin patrocinadores marcaron mi vida, al igual que lo hizo twitter que es donde pude conocer a un buen numero de amigos a los que les apasionaba igual que a mi, el mundo de la nutrición. Incluso pusimos de moda la palabra nutrifriki.

DSP fue creciendo, y poco a poco hubo mucha gente que, seguramente por desilusiones, o por diferencias, se fue quedando en el camino. Pero realmente en los inicios había “casi” unidad absoluta. Y eso que había muchos “lideres” entre el grupo, que lo normal es que compitan entre ellos. Pero nos unía la lucha contra la influencia de la industria alimentaria en la nutrición y en sus congresos.

Es cierto, que en algunos temas, había divisiones. Y muy importantes, cómo si se permitía a el presidente de la FEDN dar una charla en nuestras primera jornadas. Afortunadamente no hubo charlas de nadie en esas jornadas, todo fueron mesas redondas, y no tuve el “placer” de conocer allí a ese “personaje”.

Tras la euforia de las primeras jornadas, las segundas y sanidad desnutrida. Resulta curioso que un movimiento como Sanidad Desnutrida y en la manifestación en Madrid, en el que la mayor parte de los que apoyaban eran DN, no fuera apoyada por los colegios profesionales ni la FEDN, y sí por los técnicos superiores en dietética y los estudiantes de FEDNU y ADINU. 



Muchos nos dimos cuenta de la hipocresía del poder, de la ineptitud y la incomprensión que demuestran algunos, y de lo lejos que viven del mundo real. De como si quiera con una marca blanca, sin el nombre de nuestra asociación, para que todos se sumaran, pudieron más los tropecientos años de AEDN que no habían convocado ni una sola manifestación en toda su existencia, a que tener que apoyar Sanidad Desnutrida, a DSP que surgió como protesta a su congreso-aniversario de Barcelona plagado de charlas de los patrocinadores. De hecho, la meta de quien lideraba aquella fundación era acabar con DSP. ¿Cómo iba a apoyarle en una manifestación? Hay mucha mafia política que sobra en todas las casas, en la de los nutricionistas también.


Fueron pasando años, y jornadas. Llegó el desgaste, lógicamente también el tiempo te hace ir calmando tus ilusiones y sobre todo cuando ves que la gente crece, busca lógicamente sus negocios, su trabajo remunerado, otra gente ve que las comisiones de trabajo no son como habían pensado…realmente conozco muchos desilusionados con DSP. Lógicamente los que no cubrieron sus expectativas. Recuerdo gente como Óscar Picazo, la Tene, Alfonso Psico, Lucía Redondo, Mireia Gimeno, Maelán Fontes, Alfonso Bordalo, que estuvieron ahí en los primeros años dándolo todo.




Pero tras esos primeros años de ilusión, en los que en un día vendíamos 200 entradas para las jornadas, o cuando mas de la mitad de las personas se quedaban fuera de ellas (Madrid), les siguieron unos años de más sosiego. Hay que tener claro que no se puede estar en la cima todo el rato. En los tiempos en los que DSP estaba de moda, todo el mundo ponía en su Bio...miembro de DSP. Incluso lo hacía gente que no lo era. 

Al final en Sevilla terminó mi mandato como tesorero de la asociación. Podría hablar de ese día, pero es Navidad, y recuerdo perfectamente que ese fin de semana fue uno de los peores fines de semana de mi vida. Ha habido peores, seguramente, pero me fui con un recuerdo super amargo, de traición. Lo único bueno de aquel finde fue que ganaron las elecciones los miembros de la candidatura que levantaban mis simpatías. Recuerdo a mi amigo Vicente que me dijo muchas veces sobre aquel día: a Sócrates lo mató la democracia. Después de ese día estuve totalmente impotente y aunque pasaron cosas en las que quería decir algo, me sentía tan mal, que no fui capaz de reaccionar.

Mientras tanto en el nutri-mundo había cambiado mucho el panorama. En mis inicios en los que los nutricionistas hacían post sin ningún tipo de bibliografía, diciendo cosas que más que dudosas hoy día podríamos considerar casi disparates, en los que el resto se alejaban poco de las recomendaciones clásicas de los organismos de salud, y seguir las pirámides de la época, desprestigiando todo lo que se saliera de ahí, un grupo de tuiteros fuimos viendo que en esto de la dietética no todo es blanco y negro, y las dietas bajas en hidratos, con más de 0,8 gramos de proteína, y dietas basadas en plantas también podían ser dietas saludables. Incluso la dieta paleo, que en su día era una dieta hiperpeligrosa más, llegando casi a la “dieta cetogénica” que era la más criminalizada de aquel entonces. Y el ayuno, ni nombrarlo.

En unos pocos años se cambiaron las tornas, y el enemigo dejo de ser las grasas, y en especial las grasas saturadas, y lo fueron los azúcares, y después para muchos los hidratos de carbono.



En el plano profesional muchos de los que formamos DSP en un principio, estábamos trabajando en ICNS, y otros cuantos posteriormente formaron Aleris.

Algunos compañeros que trabajaban de profes en mi instituto, formaron Tábola, en competencia directa de ICNS, pero las cosas de negocios no siempre salen bien, y cuando no salen bien, hay diferencias que van alejando a gente de otra gente.

Además pienso que hay gente muy abierta que se enriquecerse con los demás, gente que se abre al mundo, y otras extremadamente cerradas que lo ven todo como amenazante y buscan la seguridad sólo en los más cercanos. Y creo que esa falta de nueva gente que aportara y con ilusiones, y posiblemente la presencia de personas que puntúan alto en neuroticismo, junto con las diferencias personales, fue mermando el gran grupo inicial de nutrifrikis de DSP.

La gente ya no se sentía bien ahí, y se piraba. El grupo que en primera instancia era un grupo de gente hipermotivada en el que había ansias de conocimiento y debates constructivos sobre mil y una cosas, murió. Y en sus últimos tiempos gastaba su tiempo en cosas mucho menos productivas. Hasta que más diferencias y desconfianzas, lo mataron.



Recuerdo el Summit Paleo de Madrid de hace dos años, donde vi a mucha gente desengañada y otros de mis antiguos compis profes de ICNS destrozados porque habían dejado un trabajo para encaminarse a otro, y se habían quedado en la calle, sin nada. Por eso algunos empezaron un camino en solitario. También recuerdo alumnos, que había confiado en ese nuevo proyecto, totalmente decepcionados ante la noticia. Esa noticia dejo en shock a muchos.

Las redes sociales fueron muy importantes para mi en todo mi camino, me dieron muchos calentamientos de cabeza, muchas discusiones, pero también conocí mucha gente de la que aprendí mucho, obtuve conocimiento de ellas, e incluso también llegó el amor.

Recuerdo las discusiones enriquecedoras de twitter (en mis inicios varias con Álvaro Campillo), y como progresivamente se fue quedando gente en el camino. Hoy día twitter no es lo que era, y hay mucho haterismo. Pero todavía se puede aprender de unos cuantos, por eso sigo allí, porque de momento me aporta más de lo que me quita.

Facebook también tenía mucho poder por aquel entonces, recuerdo publicaciones de mis compis más de 1000 veces compartidas. Había grupos de Facebook en los que había discusiones bastante interesantes. Recuerdo debates con Óscar Picazo sobre muchas cosas de nutris en el grupo sobre intrusismo. Muchas batallitas de papers. Luego Facebook cambió sus algoritmos, y se llegaba a mucha menos gente, y en paralelo iba implosionando Instagram. La red social de la inmediatez, de lo visual, de los likes, de las stories. Para qué pensar, para qué leer, cuando lo visual es mucho más rápido. Y hubo muchos que en un principio se apuntaron a esa joven red social. Y les fue bien, como mínimo respecto a seguidores.

Yo recuerdo como muchos me aconsejaron crearme una cuenta, y lo hizo gente muy influyente e inteligente. Pero me resistía. Pero hay circunstancias que te hacen cambiar las cosas. En el verano fue un verano muy duro, con el apoyo de la familia y amigos, con muchos viajes, conociendo y volviendo a visitar muchos sitios, pero difícil por hechos en los que hay que sufrir las consecuencias. Pero también es verdad que, como dijo Cervantes, el tiempo suele dar salida a amargas dificultades. Y suele llevar razón.

Al final del verano empecé a recuperar el blog, NutriAnarquía, ya que antes mi vida estaba centrada en otras cosas que me aportaban más. Escribía bastante, pero estaba un poco frustrado del mismo mensaje que se estaba dando, y de que pareciera que los nutricionistas hacemos poco más que publicar fotos de las comidas hipersaludables que comemos. También estaba un poco harto de el mensaje unitario de que todos los problemas venían del azúcar o de los procesados y del mensaje del miedo, del cambio radical del hay que comer de todo con moderación, al dicotómico de que hay alimentos malos y buenos. Aunque reconozco que yo en un principio era de los que di ese mensaje. Todos nos equivocamos.
La población: ¿Desayuna basura?
Dicotomía NO


Y me animé a hacer algo diferente. Había probado muchas dietas, y tras los “problemas” del verano, me había quedado super delgado. ¿Qué hay si hago una dieta de engorde llena de azúcar y con muchos alimentos refinados y algún ultraporcesado, empiezo el gimnasio, y me pongo una meta de peso a medio plazo? Si he probado la dieta ceto, la paleo, la frugívora, por qué no puedo probar una dieta hipercalórica rica en azúcares y eso sí, también alta en proteínas

¿Pondré en peligro mi vida por tomar más de 25 gramos de azúcar al día? Pues yo no tomaba 25, tomaba unos 150, pero también conocía muchos estudios antiguos, en los tiempos en los que el azúcar ayudaba a adelgazar, en los que la gente revertía su diabetes con un consumo libre de azúcar y zumos, consumiendo una dieta hipocalórica pero de media con 100 gramos de azúcar al día. Así que creía que sobreviviría. Ya había hecho alguna experiencia para subir peso anterior, pero esta vez también quería que fuera diferente en el sentido de no utilizar ningún suplemento. Y así, fue….decía en Instagram que mi único “suplemento” fue el zumo de naranja y la horchata.

Resultados de The Rice Diet. Con zumo y azúcar libre. Media de perdida de peso en 106 personas: 64 kilos.


Y empecé mi cuenta de Instagram. Desde luego no iba a ser una cuenta como las demás. El primer post, una defensa del zumo de naranja con su azúcar “libre” incluido. Esos primeros post en los que desafiaba los mensajes de los influencers, continuaron, y llegaron los primeros comentarios advirtiéndome de que vivía al límite, comiendo cosas como el pan blanco. La gente me preguntaba que quién se escondía detrás de “NutriAnarquía”, otros me decían que contratara un guardaespaldas.

Pero no pasaba nada, “NutriAnarquía” no tenía MiEDO. Ponía granizados, horchatas, vino, café con su azucarillo, arroz con leche, tocino de cielo, yogures azucarados. No había problema. Porque no quería perder peso, mi meta era ganarlo. Y esos productos refinados no te llenan tanto, no sacian en la misma medida que las verduras, que las frutas enteras, que las legumbres. Lo que me pasaba en mis anteriores intentos era que tenía que comer hasta casi reventar por meter tanto producto entero sin refinar. Ahora era diferente, metía más calorías, pero mi estomago lo aceptaba mejor.



A veces en redes sociales, influencers trababan de darme lecciones de vida. Sí, a algunos les gusta decirnos lo que está bien y está mal. Pero Nutrianarquia no tenía miedo en denunciarlo, y dar el mensaje de ser libres, de buscar por vosotros mismos, y de dudar de todo, y más de lo que nos impongan.

Paso a paso me fui acercando a mi objetivo final, 73 kilos. Había engordado 7 kilos en 3 meses. Había cogido bastante masa muscular, pero también barriguita. Lo que más me gustaba eran las nuevas sensaciones. Me sentía con muchísima más fuerza, con una termogénesis disparada y con una mayor sensación de calor…un diciembre en manga corta,  estaba más animado y normalmente con más ganas de hacer cosas.



 Pero quería quitarme la barriguilla que había cogido. Así que, aunque pensé en hacer dieta ceto, me decidí por la denostada baja en grasas. Pasé de 150 gramos de azúcar a cero azúcar, de grasa sin restricción a todo sin grasa, y a que la base fueran los almidones de la patata, el pan y el arroz, junto con la carne magra, pescado, y el Tofú. También la leche desnatada y algún yogur de soja. Y volví a meter bastantes verduritas. Aún así los primeros días fueron bastante duros. Es verdad que comía bastante cantidad, pero seguramente el cuerpo notaba que las calorías no eran las mismas, y pasé bastante hambre

Aunque notaba que poco a poco el cuerpo se iba acostumbrando y que, aunque tenía que meter muchas especias a la comida para que tuviera algo de sabor, en general no se me hizo excesivamente duro. Pasar de 150 gramos de azúcar a cero, no me provocó ningún síndrome de abstinencia, aunque tengo claro que soy un n=1 y la comida nunca la utilizo como recompensa. Conozco a muchos que sí han sido o son adictos al azúcar, osea que no sigáis los pasos de NutriAnarquía. 

Durante este camino NutriAnarquía había intentado quitarle el miedo a los nutricionistas de algunos alimentos. Hacerlos dudar del tipo de divulgación actual. Y era curioso como lo etiquetaban en sus historias cuando, de vez en cuando, se daban algún capricho. Parece ser, que no todo en los días de los nutricionistas es pan integral de espelta de masa madre, con AOVE y aguacate, o hummus con palitos de zanahoria. Muchos nutris no viven tan lejos del mundo real, y ya no tienen miedo en mostrarlo. No son ortoréxicos todo el rato y tampoco pretenden serlo. 



El Instagram de Nutrianarquía, post a post iba creciendo. Nunca lo anuncié ni el twitter ni en facebook. Quería empezar de cero. En una red social en la que prima el instante, mis posts eran lo más largos posibles, postureo cero desde el primer día, ni una sola foto mostrando mi “felicidad”, mi cuerpo, ni mis garbanzos con verduras. En una red que prima la imagen, mi sitio está en las palabras. Y así Nutrianarquía ha crecido hasta, en poco más de tres meses llegar a más de 1.000 seguidores. Eso sí, Nutrianarquía  no va a regalar nada por ello, NutriAnarquía no pasa consulta, no gana ni un solo euro en redes sociales. No tiene publicidad en su blog, y así lo va a seguir siendo. A NutriAnarquía no le han dado ni una simple muestra de Cola Cao, a pesar de que ha hecho dos posts sobre eso. NutriAnarquía "sólo" os regalará sus tiempo, su experiencia, y sus consejos. 



Y en estos tiempos navideños, Nutrianarquía quiere dar las gracias. A toda la gente que ha confiado en él, a la gente que le ha echado una mano, a la gente que han convertido a un estudiante fracasado, en la personas que hoy día es. Y también quiere pedir perdón, porque he cometido errores, algunos graves, pero que seguramente me van a servir para batallas nuevas, porque sabemos que las decepciones, los errores y los fracasos, son como las lanzas de nuevas batallas y aventuras.



Me dejaré mucha gente en el camino, pero empecemos:
Gracias mama, gracias papa por la vida, la educación y el ejemplo que me disteis y que me dais. Gracias al resto de mi familia, que siempre está ahí en lo buenos, pero sobre todo en los malos momentos. Gracias Tere por, cuando era un estudiante más que mediocre en la universidad, creer en mi, y transmitirme la idea de que podía llegar mucho más lejos. Gracias Jasmina, Sergio, Mario, Marta, Miriam, Pepe, Silvia, y un largo ectcetera de compis por hacer que mi recuerdos de la universidad sean, excepto por el último año de batallas contra injusticias, muy positivos.

Gracias a Marteta, a Rubén, al piratilla, a Ada, a Pablo, a mi jefe Antonio, que gracias a él pude sacarme la carrera, a Inma y a Tere, a la Killa y a la pija, y a tantos otros compañeros de trabajo que han pasado por mi vida y me han aportado muchas risas y entretenimiento, y algunas que otras peleas, pero que se resolvieron positivamente.

Gracias a mis amigos del pueblo y Barcelona, Txetu, las Beas, Oscar, David, Jaime, Laura, Ana, Ale, Gitano, Alicia, Natalia, y muchos otros más como las nutrifrkis Gemma, Marta y Adriana.

Gracias a Marc, a Lucía, a Carlos Demostenes, a Aitor, a Paloma a Enfu, a Pablo, a Juan, a Sergio, a JJ, a Barbara, a Oscar, a Maelan, a Pedro, a Vicente, a Paula, a Tamara, a Marcos, y a muchos muchos más por haber apoyado y currado, unos más que otros, en los principios de DSP.

Gracias al grupo, al pollo, a Mónica y a mi Ángela. Que me acuerdo de vosotros todos los días.

Muchas gracias a Lucía Redondo. He aprendido mucho de ti, y no sólo en lo profesional, que te admiro, sino como persona. Gracias también a ti Jesús por tus siempre lindas palabras.

Gracias a Mireia y a Fisio por haber confiado desde el principio en mi y darme un trabajo, y valorarme y apoyarme. Gracias Fernando por hacerlo igualmente.

Gracias a mi maestro Pedro Bastos, de quien tanto he aprendido, a Walter, a Antonio Jesús, a Galancho. También gracias a todos los tuiteros, a instalgrameros como Ana de los que he aprendido, y tanto me han apoyado.

 Gracias a los que han debatido conmigo de buen rollo en todo este tiempo. Y a Pablo y a Fernando que estuvisteis o estáis ahí en apoyando nuestro Canal de Youtube, Nutrisapiens.



Gracias al grupo del campamento desepero y a los que también vinisteis a mi casa en Torrevieja. Espero que hagamos cosas pronto. También a la desepera Lo, y a la comisión de logística, a todos los que han pasado por Científica y a la nueva junta directiva.

Gracias al grupo de nutris de Murcia, encabezado por la lianta, Lore, Carlos, Anabel, Rebe, Marta, etc…hicimos unas jornadas espectaculares. Guardo un gran recuerdo. Y gracias los que os unisteis conmigo para presentar candidatura al colegio. Gracias a Nancy por echarme una mano con todo aquello. Una lastima esa última conversación telefónica, y acabar así. Perdóname; no quise hacerte daño. Gracias a Ramón de Cangas por tu apoyo continuo. 

Gracias a Manuel Blas, a José,  a Carla, a Mariano, a Javi, a Alex, a Gus, a Juanki, a Asia, a Ana, a Amparo, a Melissa y a Nati por ser buenos amigos.

Gracias a Lucía V, a Alicia y a Ceci por el cariño y todo lo recibido.

Y sí, mucha gente de las que he nombrado ya no tengo relación alguna. Sinceramente os deseo que os vaya bien en la vida, y que alcancéis vuestras metas.

Hay muy muy poca gente a la que no le deseo ni esto. Para mi es gente destructiva, prepotente, engreída, que busca humillar, ensalzarse por encima de otros. Se acercan a ti sólo por interés, pero cuando pueden te meten una puñalada por detrás y encima después intentan quedar como víctimas. Ahora mismo recuerdo 5-6 personas, pero es navidad y no pienso señalarlas. Ellas ya saben que no tienen ni mi saludo. Una pena que exista gente así. Pero la hay. 

Lector, aléjate de ellos, son tóxicos. Recuerdo una de mis jefas cuando le pedí permiso a ir a una práctica obligatoria de mañana y recuperar las horas de tarde. Llame a Alicante y me dijeron que si mi jefa me dejaba podía ir a esa práctica. Dependía de ella y ella dijo No. Suspendí.

Tenía dos días de vacaciones, y quería pedírmelos antes de mi último examen en Enero. Me dijo: qué día tienes el examen…el 13 le contesté yo. Pues te vas a ir el 14 y el 16. Denegado por necesidades del servicio. No es de extrañar que a este ser únicamente le saludara una persona en su último día de trabajo.

Y tras dar las gracias, pedir perdón. Porque me he equivocado. Muchas veces. Y algunos de mis errores han sido muy graves. Es cierto que el que más fuertemente he pagado el precio de esos errores he sido yo, pero muchas veces he hecho mucho daño a gente que quería inmensamente. Lo siento mucho. No queda más que aprender las lecciones para el futuro, no tropezar dos veces, porque los actos tienen consecuencias.

Y como consejo final al lector que haya llegado hasta aquí, no seas cobarde como alguna vez lo he sido, da la cara, enfréntate a los problemas, disfruta más del camino, no tengas demasiadas ansias por el futuro. Y, sobre todo, valora lo que tienes, la gente que está contigo, que te aporta, que te hace más grande, que te enriquece, que te quiere. Recuerda que sólo se suelen valorar las cosas que tienes, cuando se pierden.

En mi último día laboral, estaba entregando unas cartas en una floristería. Tenían varios ramos de flores dedicadas a una mujercica mayor. Y hablaban también de un antiguo cliente, del jefe de Mapfre en Guardamar. Lo recuerdo como un hombre alto, muy fuerte, muy elegante, de mediana edad. Muy amable y educado, que siempre conversaba conmigo cuando le entregaba la correspondencia. Lamentablemente una enfermedad acabó en unos meses con su vida.

Recuerdo una conversación en esta misma semana con mi compañera la Killa. Ella, es joven, cuarenta y pocos tacos, y todos los días de lotería, ella pone dinero junto con un grupillo del pueblo y organizan un largo almuerzo mientras ven a los niños cantar los premios. Me dijo: vi las fotos de otros años y muchísima gente que antes estaba, desgraciadamente ahora ya no está.

Así que lector, cuando estés con gente que te importa, levanta la cara del móvil y mírale a los ojos. Escúchale, aprende de ella.

Nuestro nuevo canal de podcast


El orgullo es criminal, trágatelo o tragarás sus amargas consecuencias, te lo digo por experiencia. Pide perdón si te has equivocado, y escucha cuando te lo pidan. Vive la vida y disfrútala, que desgraciadamente, que yo sepa, no hay mas que una. E intenta hacer feliz a los que te rodean, esa felicidad siempre lleva camino de vuelta. Y ríete, ríete mucho, si es con Anarkomida, mucho mejor. 
Felices fiestas a todos. Un abrazo NutriAnarquico. 

Nutrianarquía tras su dieta hipercalórica rica en azúcar y refinados y después
de 16 días de dieta baja en grasa. En su 40 aniversario.