viernes, 15 de septiembre de 2017

La indefensión aprendida

Vuelvo al blog mucho más temprano de lo que me esperaba. La causa es que desde que escribí mi último post la semana pasada, tengo muchos más haters en la cuenta, y además de llenármela de insultos, de comentarios sarcásticos y de burlas, de observar su nulo interés por el conocimiento y el debate, me inspiran y me dan ideas de nuevos posts de vez en cuando.

"Haters gonna Hate"

Estos haters, son un grupito de “escépticos” que todo lo que se sale de lo que ellos consideran ortodoxo, pues lo acusan de pseudocientífico. A mí por ejemplo, me han acusado de homeópata dos veces esta semana. Homeópata, se nota que me conocen bien y leen este blog que como ellos muy bien saben, tiene decenas de entradas dedicadas a hacer apología de los productos homeopáticos y de quien los prescribe. Por cierto, ya he incluido en mi biografía de twitter que soy magufo y que hago cherry picking, a ver si ahuyento a este tipo de gente. Pero me da a mí que ni así.

Por cierto, es muy curioso que dentro de este tipo de personajes, se encuentren algunos farmas y médicos, y algunas cuentas que gestionan grupos de éstos. Es de verdad interesante, porque la culpa de que se sigan vendiendo productos homeopáticos, no es ni mía ni de los dietistas-nutricionistas, que desde luego no los prescribimos ni los vendemos. La culpa es de muchos de sus compañeros, que los siguen recetando y, no, no vienen a nuestras consultas a comprarlos, van a las oficinas de farmacia. Así que primero, arreglar lo que tengáis que arreglar en vuestra casa, y después empezáis a darnos lecciones a los dietistas-nutricionistas.



De todas maneras, de verdad, no voy a hacer culpable a un colectivo de nada, como hacen otros. Dentro de los farmas tengo grandes amigos, y también admiro y he aprendido un montón de médicos que hacen un gran trabajo tanto para sus pacientes como para la ciencia. En todas las profesiones hay “ovejas negras” y fanáticos que en lugar de actualizarse y compartir información se dedican al insulto y al desprestigio ajeno.

Bueno, al grano, que me lio, como siempre. Mi fuente de inspiración de este post es mi hater Candela Atienza. La misma que la semana pasada me puso “fino” cuando subí la revisión de cáncer de mama, suplementos y fitoterapia y comenté que el paper me parecía interesante. Al igual que hice la semana pasada, entrecomillaré hoy también sus palabras. Esta semana al menos no están llenas de insultos. Por lo visto, no se dirigía a mí.

 “Aunque su dieta siga siendo sana, y sus hábitos saludables, el cáncer no desaparece. No hay superalimentos que curen, ni hábitos sanadores. Y hay personas cuyos hábitos han sido intachables (dieta sana, nada de ejercicio, tabaco/alcohol) y un día desarrollan cáncer. Muchas pueden evitarse con buenos hábitos, comida sana, actividad física…Pero muchas otras vienen con el “paquete genético””.

En vista de estas palabras titularé el post como la indefensión aprendida y haré una defensa de cómo la nutrición y la dietética específicamente pueden utilizarse exitosamente en patologías y no solo en su prevención. Y bueno, decir que este mensaje es en cierta manera contrario a lo que algunos de mis colegas comentan. Y no digo que no tengan argumentos para pensar de esa manera, más bien me decanto a que no haya verdades absolutas y todos tengamos parte de razón, y veamos las cosas desde nuestra perspectiva.

Me refiero, a la intervención de mi colega Juan Revenga el año pasado en Naukas, titulada: “La nutrición está sobrevalorada, y cómo me jode”. La podéis ver pinchando en el siguiente link  En dicha ponencia, Juan también critica la frase de Hipócrates que reza: “Que tu medicina sea tu alimento, y tu alimento tu medicina”. Decir que aunque en este post pasaré a hacer una apología de nuestra profesión, en cierta parte Juan tiene razón, ya que hay personas que piensan que la alimentación lo es todo, y lo cura todo, y todos sabemos que desgraciadamente eso no es así.

De la charla me quedo con una de las frases que Juan comentó: “Una nueva “verdad” científica, no suele imponerse convenciendo a sus oponentes, más bien porque sus oponentes desaparecen paulatinamente y (son sustituidos por) una nueva generación familiarizada desde el principio con la (nueva) “verdad”. Por cierto, la frase es de Max Planck, ganador del premio Nobel de física en 1918.

Bueno centrémonos en ese mensaje. En el mensaje de que la nutrición está sobrevalorada, y que venimos con un pack genético en el que poco podemos hacer. Lo de la indefensión aprendida es porque ese mensaje se parece mucho al de los creyentes en el DESTINO. Hagamos lo que hagamos nuestra vida está predestinada. ¿Para qué nos vamos a cuidar, si quizás estemos predestinados a que mañana tengamos un accidente de cualquier tipo y pasemos a la otra vida?



Analizaré también si lanzar este mensaje de que la nutrición está sobrevalorada, puede ser o no peligroso, y si no es contradictorio darlo desde nuestro gremio.

Lo primero que pensé cuando leí a Candela hablar sobre el paquete genético, y cómo gente que se cuida un montón, desarrolla un cáncer es en el tabaco. Y recuerdo en mi infancia, cuando un vecino, bastante joven por cierto, fue diagnosticado de cáncer de pulmón y al poco tiempo murió. Él no había fumado nunca. Y fue muy duro para todos ver como a una persona tan joven, con unos niños pequeños y que ha seguido un estilo de vida saludable, le sucede esto.

Pero, ¿quiere esto decir que todo da igual, y que como hay personas que desarrollan un cáncer aun teniendo una vida saludable, debemos empezar a fumar y beber porque mañana igualmente moriremos???

Pues sí os digo la verdad, la vida fue pasando, y fui conociendo bastantes más casos de cáncer de pulmón. Y en todos los que han seguido al caso de mi vecino y me han pillado cerca, en todos ellos había un amplio historial tabáquico, lo que concuerda con las palabras de la American Cancer Society sobre el cáncer de pulmon(1) que no creo que sorprendan a nadie: “El riesgo es mucho mayor para los fumadores, mientras que para los no fumadores el riesgo es menor”.



Y ¿por qué el riesgo es mucho mayor en fumadores? ¿No será porque el destino no siempre está escrito, y sí que podemos hacer algo por cambiarlo??? Porque si todo fuera genética, el riesgo sería el mismo entre fumadores y no fumadores, pero clarísimamente no lo es. Y en cáncer la investigación no se centra exclusivamente en su componente genético, sino que cada vez más se está estudiando desde una perspectiva de enfermedad metabólica(2) y se está viendo que aunque otros factores pueden jugar un rol importante, evitar la obesidad y el síndrome metabólico (3)podrían prevenir muchos tipos de cáncer, lo que de hecho no es nuevo ya que la OMS incide mucho en los cambios en el estilo de vida con fines de prevenir dicha enfermedad(4). 

Bueno, sigamos adentrándonos en los peligros de afirmar que “la nutrición esté sobrevalorada”. Si el mensaje que damos los profesionales es ese, ciertamente sería algo contradictorio lanzar proclamas de que las galletas son malas, el vino es malo, los zumos son malos, el aceite de palma es malo, el chocolate engorda y el azúcar es el demonio, y a la misma vez afirmar que la nutrición está sobrevalorada. De verdad, no creo que sea lo más congruente.



Lo que sí, está claro es la concepción que algunos profesionales de la medicina tienen hoy de la salud. Y se nota, que poco han leído de Weston Price, de Burkitt y Trowell, Eaton y Konner o el mismo Stephen Boyden. Todos ellos analizan las enfermedades de la civilización, o lo que la OMS llama también enfermedades no transmisibles. Y sí, era curioso como esta gente analizó poblaciones y pueblos que siguiendo una dieta tradicional, estaban totalmente libres de este tipo de enfermedades. De hecho en algunos pueblos no había ni médicos ni oficinas de farmacia, simplemente porque no los necesitaban.



Pero recientemente, no me sorprendió nada, cuando tras una visita rutinaria a su doctor, un compañero de trabajo me dijo: me ha dicho el médico que disfrute de la vida (que coma lo que quiera) y que él ya me manda pastillas para el colesterol, el ácido úrico y para la tensión.

Y lo que resulta sorprendente es que esa conciencia de la medicalización, de que para cualquier mal existe su pastilla, haya calado tanto en la sociedad. Hace un siglo no se necesitaban este tipo de pastillas, porque este tipo de enfermedades apenas existían. La obesidad era rarísima, y más raras eran enfermedades como la diabetes, y otras de tipo autoinmune, de las que hoy se está produciendo un vertiginoso aumento.



Pero vamos al grano, ¿realmente es tan importante lo que comemos? ¿Puede mejorar la dieta nuestra salud, aunque estemos enfermos?

Yo creo que hoy día nadie piensa que la epidemia de la obesidad no tiene relación alguna con la alimentación que llevamos. Estamos viendo, año tras año, que seguir un tipo de dieta occidental, junto llevar un estilo de vida sedentario se asocia a todo tipo de problemas como resistencia a la insulina, envejecimiento precoz, adipogénesis, problemas neurológicos, estrés del retículo endoplasmático de las células beta pancreáticas, niños con alto peso al nacer y un largo etcétera (5-8), sabemos que la inflamación de tipo crónico que sufren muchas de las personas que padecen obesidad, puede llevarlos a deficiencias nutricionales, osteopenia, sarcopenia, dislipidemia e incluso cáncer. (9-12). Y sí, como se muestra en este reciente informe del fondo mundial para la investigación del cáncer de 1.500 páginas, lo que comemos también influye en las posibilidades de desarrollar un cáncer colo-rectal (13).



Lo que comemos no sólo puede prevenir, sino que puede tratar. Y sí, hay evidencia que podemos revertir muchos casos de diabetes(14,15,16), y reducir brutalmente el hígado graso(16,17), que podemos eliminar absolutamente todos los marcadores de síndrome metabólico(18), podemos revertir la enfermedad cardiovascular(19), se pueden tratar la epilepsia(20,21), hiperlipemias(22), síndrome de ovario poliquístico(23,24); sabemos que la dieta es la primera línea de tratamiento en síndrome de intestino irritable(25), que se pueden mejorar enormemente problemas dermatológicos como acné (26,27), dermatitis herpetiforme(28,29,30,31) o psoriasis (32), e incluso se pueden mejorar marcadores de cáncer de próstata como la PSA(33) y utilizar la nutrición como adyuvante en otros tipos de cáncer(34).

También hay evidencia en la literatura que nos muestra que muchos (no todos) de los pacientes que sufren enfermedades autoinmunes pueden alcanzar la remisión de su enfermedad con cambios en su dieta, y no sólo estamos hablando de la enfermedad celiaca: estamos hablando además de enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa (35-42), artritis reumatoide (43-47), esclerosis múltiple (48-50) y muchas otras.  



Si nos remitimos a otros estudios más pequeños y estudios de caso, se han reportado mejoras en fibromialgia(51-54), trastorno bipolar(55), esquizofrenia(56,57), migraña(58-60), trastorno por déficit de atención e hiperactividad(61), trastorno del espectro autista(62-64), encefalitis(65), síndrome de angelman(66), diabetes tipo 1(67,68), síndrome de Rett(69,70) síndrome de Leigh(71), panencefalitis esclerosante(72), alzheimer(73), parkinson(74) y en esclerosis lateral amiotrófica(75).

 Para nada estoy diciendo que todas estas enfermedades se curen con la dieta, y menos aún que haya que abandonar el tratamiento médico. Lo único que quiero mostrar es que en muchos casos, la adopción de un tipo de dieta puede mejorar, y mucho, la salud de las personas, estén estas sanas o estén enfermas. Y si leéis algunos reportes de casos, es curioso ver a gente que prácticamente ha sido desahuciada por la medicina, y que sólo cuando ningún fármaco funciona y sólo entonces se piensa en la ciencia de la dietética y, mira por donde, tras la adopción de una dieta específica, se han visto mejoras hasta el grado de volver a una vida totalmente normal sin ningún tipo de dolencia (76).

Y no quiero terminar este post sin citar dos estudios. En ellos se nos muestra la tremenda importancia que tienen los hábitos de vida saludable en nuestra salud. Por ejemplo el simple hecho de evitar la obesidad, hacer ejercicio físico, no fumar y llevar una alimentación saludable reduce el riesgo de diabetes en un 93%, el infarto de miocardio en un 81%, accidente cerebro-vascular un 50%, y un 36% la incidencia de cáncer (77).



En el siguiente estudio(78) vemos como las personas que evitan el tabaco, se mueven y siguen una dieta basada en alimentos saludables, en resumen personas que se cuidan, tienen una esperanza de vida de más de 10 años mayor que las que fuman, son sedentarias y basan su alimentación en productos insanos.   

En vista de esto, ¿qué harás tú, lector? ¿Seguir los consejos de los “escépticos”, seguir pensando que tu futuro está en manos del destino, que los genes lo son todo, pensar que la nutrición está sobrevalorada o mejorar en lo posible tu alimentación e intentar ganarle la partida al destino? Tú decides.



Referencias bibliográficas

1-American Cancer Society. Estadisticas importantes acerca del cáncer de pulmón. 2017. Disponible en URL: https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-pulmon-no-microcitico/acerca/estadisticas-clave.html
2- Seyfried TN et al. Cancer as a metabolic disease. Nutr Metab (Lond). 2010.
3-Braun et al. The link between the metabolic syndrome and cancer. Int J Biol Sci. 2011
4- Organización Mundial de la Salud [Internet]. Cáncer. Nota Descriptiva. Febrero de 2017. Disponible en linea: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/
5- Jonhson SC et al. mTOR is key modulator of ageing and age-related disease. Nature. 2013.
6- Melnik BC et al. Adipogenic and insulin resistance-promoting effects of milk consumption. Mol Nutr Food Res. 2014
7-Melnik BC et al. Milk is not just food but most likely a genetic transfection system activating mTORC1 signaling for postnatal growth. Nutr J. 2013
8-Melnik BC. Milk—A nutrient system of mammalian evolution promoting mTORC1-Dependent Translation. Int J Mol Sci. 2015
9-Frostegard J. Immunity, atherosclerosis and cardiovascular disease. BMC Med. 2013.
10-Straub RH. Energy regulation and neuroendocrine-immune control in chronic inflammatory diseases. J Intern Med. 2010
11- Ridker PM. Comparison of C-reactive protein and low-densisty lipoprotein colesterol levels in the prediction of first cardiovascular events. N Engl J Med. 2002.
12-Ben-Neriah Y. Inflammation meets cancer, with NF-kB as the matchmaker. Nat Immunol. 2011
13-Colorectal cancer 2017 report. World Cancer Research Fund International. 2017. Disponible en URL: http://wcrf.org/int/research-we-fund/continuous-update-project-findings-reports/colorectal-bowel-cancer
14- Lim EL et al. Reversal of type 2 diabetes: normalization of beta cell function in association with decreased pancreas and liver triacylglycerol. Diabetologia. 2011
15- Christensen D et al. A variation on the “Paleo” diet and its potential role in type2 diabetes control. Sky Journal of Medicine Sciences. 2017
16-Petersen KF et al. Reversal of nonalcoholic hepatic steatosis, hepatic insulin resistance and hyperglycemia by moderate weight reduction in patients with type 2 diabetes. Diabetes. 2005
17-Ryberg M et al. A palaeolithic-type diet causes a strong tissue-specific effects on ectopic fat deposition in obese postmenopausal women. J Intern Med. 2013
18-Pérez-Guisado J. A pilot study of the Spanish Ketogenic Mediterranean Diet: and effective therapy for the metabolic syndrome. J Med Food. 2011
19-Ornish D et al. Intensive lifestyle changes for reversal of coronary heart disease. JAMA. 1998
20-Martin K et al. Ketogenic diet and other dietary treatments for epilepsy. Cochrane Database Syst Rev. 2016
21-Cervenka MC et al. Dietary treatment of intractable epilepsy. Continuum (Minneap Minn). 2013
22-Sharman MJ et al. A ketogenic diet favorably affects serum biomarkers for cardiovascular disease in normal-weight men. J Nutr. 2002
23-Mayropoulus JC et al. The effects of a low-carbohydrate, ketogenic diet on the polycystic ovary syndrome: a pilot study. Nutr Metab (Lond). 2005
24-Gower BA et al. Favourable metabolic effects of a eucaloric lower-carbohydrate diet in women with PCOS. Clin Endrocrinol (Oxf). 2013
25-Varjú P et al. Low fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols (FODMAP) diet improves symptoms in adults suffering from irritable bowel syndrome (IBS) compared to standard IBS diet: A meta-analysis of clinical studies. PLoS One.2017
26-Paoli A. Nutrition and acne: therapeutic potential of ketogenic diets. Skin Pharmacol Physiol. 2012
27-Bowe et al. Diet and acne. J Am Acad Dermatol. 2010
28-Patinen et al. Salivary and serum IgA antigliadin antibodies in dermatitis herpetiformis. Eur J Oral Sci. 1995
29-Kilander et al. Serum antibodies to gliadin and small-intestinal morphology in dermatitis herpetiformis. A controlled clinical study of the effect of treatment with a gluten-free diet. Scand J Gastroenterol. 1985
30. Ljunghall K el al. Gluten-free diet in patients with dermatitis herpetiformis. Effect on the occurrence of antibodies to reticulin and gluten. Arch Dermatol. 1983
31. Heading RC et al. Clinical response of dermatitis herpetiformis skin lessions to a gluten-free diet. Br J Dermatol. 1976
32.Michaëlson G et al. Psoriasis patients with antibodies to gliadin can be improved by a gluten-free diet. Br J Dermatol. 2000
33. Ornish D et al. Intensive changes may affect the progression of prostate cancer. J Urol. 2005
34.Winter SF et al. Role of ketogenic metabolic therapy in malignant glioma: A systematic review. Crit Rev Oncol Hematol. 2017
35.Konijeti GG et al. Efficacy of the autoimmune protocol diet for inflammatory bowel disease. Inflamm Bowel Dis. 2017
36.Lewis JD et al. Diet as a Trigger or Therapy for Inflammatory Bowel Diseases. Gastroenterology. 2017
37. Suskind DL et al. Clinical and fecal microbial changes with diet therapy in active inflammatory bowel disease. J Clin Gastroenterol. 2016
38-Nakayuenyongsuk W et al. Diet to the rescue: Cessation of pharmacotherapy after initiation of exclusive enteral nutrition (EEN) followed by strict and liberalized specific carbohydrate diet (SCD) in Crohn's Disease. Dig Dis Sci. 2017
39-Suskind et al. Patients perceive clinical benefit with the specific carbohydrate diet for inflammatory bowel disease. Dig Dis Sci. 2016
40-Chiba M et al. Lifestyle-related disease in Crohn’s disease: relapse prevention by a semi-vegetarian diet. World J Gastroenterol. 2010
41-Pedersen N et al. Low-FODMAP diet reduces irritable bowel symptoms in patients with inflammatory bowel disease. World J Gastroenterol. 2017
42-Olendzki BC. An anti-inflammatory diet as treatment for inflammatory bowel disease: a case series report. Nutr J. 2014
43-Kheldsen-Kragh J et al. Controlled trial of fasting and one-year vegetarian diet in rheumatoid arthritis. Lancet. 1991
44-Sköldstam L et al. Fasting and vegan diet in rheumatoid arthritis. Scand J Rheumatol. 1986
 45-Hafström I et al. A vegan diet free of gluten improves the signs and symptoms of rheumatoid arthritis: the effects on arthritis correlate with a reduction in antibodies to food antigens. Rheumatology (Oxford). 2001
 46-Müller H. Fasting followed by vegetarian diet in patients with rheumatoid arthritis: a systematic review. Scand J Rheumatol. 2001
 47-Rojahn et al. Dietary Interventions for Rheumatoid Arthritis. AJN (Cochrane Corner). 2011
 48-Altowaijri G et al. Dietary Interventions and Multiple Sclerosis. Curr Neurol Neurosci Rep. 2017
 49-Bisht B et al. A multimodal intervention for patients with secondary progressive multiple sclerosis: feasibility and effects of fatigue. J Altern Complement Med. 2014
 50-Bisht et al. Multimodal intervention improves fatigue and quality of life in subjects with progressive multiple sclerosis: a pilot study. Degener Neurol Neuromuscul Dis. 2015   
 51-Marum AP et al. A low fermentable oligo-di-mono saccharides and polyols (FODMAP) diet reduced pain and improved daily life in fibromyalgia patients. Scand J Pain. 2016
52-Erns A. Non-ketogenic, low carbohydrate diet predicts lower affective distress, higher energy levels and decreased fibromyalgia symptoms in middle-aged females with fibromyalgia syndrome as compared to the western pattern diet. Journal of Musculoskeletal Pain. 2013
53-Marum AP et al. A low fermentable oligo-di-mono-saccharides and polyols (FODMAP) diet is a balanced therapy for fibromyalgia with nutritional and symptomatic benefits. Nutr Hosp. 2017
54-Isasi C et al. Fibromyalgia and non-celiac gluten sensitivity: a description with remission of fibromyalgia. Rheumatol. 2014
55-Phelps JR et al. The ketogenic diet for type II bipolar disorder. Neurocase. 2013
56-Kalaydijan AE et al. The gluten connection: the association between schizophrenia and celiac disease. Aeta Psychiatr Seand. 2006
57-Kraft BD et al. Schizoprenia, gluten, and low-carbohydrate, ketogenic diets: a case report and review of the literature. Nutr Metab (Lond). 2009
58-Barbanti P et al. Ketogenic diet in migraine: rationale, findings and perspectives. Neurol Sci. 2017
59-Guariso G et al. Migraine and food intolerance: a controlled study in pediatric patients. Pediatr Med Chir. 1993.
60-Di Lorenzo C et al. Diet transiently improves migraine in two twin sisters: possible role of ketogenesis? Funct Neurol. 2013
61-Pelsser LM et al. Diet and ADHD, Reviewing the evidence: A systematic review of meta-analyses of double-blind placebo-controlled trials evaluating the efficacy of diet interventions on the behavior of children with ADHD. PLoS One. 2017
62-El-Rashidy O. Ketogenic diet versus gluten free casein free diet in autistic children: a case-control study. Metab Brain Dis. 2017
63-Ghalichi F. Effect of gluten free diet on gastrointestinal and behavioral indices for children with autism spectrum disorders: a randomized clinical trial. World J Pediatr. 2016
64-Napoli E, et al. Potential therapeutic use of the ketogenic diet in autism spectrum disorders. Front Pediatr. 2014
65-Matsuzono K. Ketogenic diet therapy is effective in encephalitis with refractory seizures. Neurol Res. 2014
66-Evangeliou A. Ketogenic diet in a patient with Angelman syndrome. Pediatr Int. 2010.
67-Sildorf SM et al. Remission without insulin therapy on gluten-free diet in a 6-year old boy with type 1 diabetes mellitus. BMJ Case Rep. 2012
68-Banin P et al. Regression of autoinmmunity and abnormal glucose homeostasis in an adolescent boy with silent coelic disease. Acta Paediatr. 2002
69-Liebhaber GM et al. Ketogenic diet in Rett syndrome. J Child Neurol. 2003.
70-Giampietro PF et al. Widened clinical spectrum of the Q128P MECP2 mutation in Rett syndrome. Childs Nerv Syst. 2006
71-Malojcic B et al. An adult case of Leigh disease. Clin Neurol Neurosurg. 2004.
72-Bautista RE. The use of the ketogenic diet in a patient with subacute sclerosing panencephalitis. Seizure. 2003
73-Henderson ST et al. Study of the ketogenic agent AC-1202 in mild to moderate Alzheimer’s disease: a randomized, double-blind, placebo-controlled, multicenter trial. Nutr Metab (Lond). 2009.
74-Vanitallie TB et al. Treatment of Parkinson disease with diet-induced hyperketonemia: a feasibility study. Neurology. 2005
75-Siva N et al. Can ketogenic diet slow progression of ALS. Lancet Neurol. 2006
76-Khandalavala BN. Resolution of severe ulcerative colitis with the specific carbohydrate diet. Case Rep Gastroenterol. 2015
77-Ford ES et al. Healthy living is the best revenge: findings from the European Prospective Investigation Into Cancer and Nutrition-Postdam study. Arch Inter Med. 2009.
78-Menotti et al. Lifestyle habits and mortality from all and specific causes of death:40-year follow-up in the Itallian Rural Areas of the Seven Countries Study. J Nutr Health Aging. 2014.

   


jueves, 31 de agosto de 2017

Contra el cabeza cuadrada "escéptico".


Ya sabéis que este blog no es de actualizaciones semanales, y menos aún diarias. Con suerte, cae algún cabreo durante el mes, o cada dos meses y actualizo, o sale algún artículo en el que me gusta dar mi opinión, y para eso se me queda muy corto twitter.

Hoy casi no me han dejado otra. Y han sido los fanáticos de los “escépticos”. Pongo escépticos entre comillas porque yo me considero un escéptico por naturaleza. Las afirmaciones categóricas, las verdades absolutas, la creencia al ser superior y ponerse a los pies de la autoridad no va conmigo. Aquí se trata de seas quién seas, demuestres tus argumentos y que a ser posible, los contrastes y los debatas con otras personas que no piensan como tú.

Por esa razón, seguramente este mes salga a la luz, un nuevo canal de Youtube, llamado NutriSapiens en el que precisamente trataremos de hacer esto: debatir y debatir mucho, y entrevistar a valientes que no tengan miedo a preguntas incómodas.

Pero algunas personas que se agrupan en “círculos” y se hacen llamar “escépticos” para mí no lo son tanto. Es a este grupo de individuos al que me referiré cuando entrecomillo la palabra “escéptico”.  Veamos por cierto brevemente la definición de escéptico: “Que duda o desconfía de la verdad, eficacia o posibilidades de algo, especialmente de las creencias comúnmente admitidas”. El grupo de personas a las que me refiero, lejos de dudar de las creencias comúnmente admitidas, las consideran verdades absolutas, mientras que para ellos lo nuevo, lo diferente es igual a magufo. Que sale una dieta llamada cetogénica o baja en hidratos de carbono…magufo, que escuchan un retintín sobre dieta paleolítica y comer como nuestros ancestros…magufo, que hay gente que se deja todo los productos de origen animal y se hacen llamar veganos…magufo. ¿Para qué profundizar si puedo llamar a lo nuevo magufo?



Todo lo que se salga de lo convencional hay que analizarlo a pies puntillas para que el más mínimo detalle sea brutalmente sobredimensionado, para que nadie se aproxime a ese nuevo paradigma. O bien que los cuerpos cetónicos son muy tóxicos, que si te quitas el pan vas a morir, que sin leche osteoporosis en tres meses, y no ves, si tienes que suplementarte con B12 es que tú dieta es una mierda (como si no suplementaran a los animales que tú “escéptico” te comes).

Este tipo de “escépticos” también se manifiesta por lo general tajantemente en contra de los tratamientos dietoterapeúticos que implican dejar de comer un tipo de alimento. Dietas de exclusión, sin gluten o sin lácteos, son una herejía que ponen en peligro la vida de las personas. Y lo mismo que pasa en nutrición pasa en los distintos campos de conocimiento con este tipo de personas.

Y me resulta muy curioso que sea a mí, que por un lado se me acuse de no mojarme en twitter y de poner sólo enlaces, pero como veréis más adelante, cuando se hable de otros temas más específicos e incómodos, se me acuse de justamente lo contrario, de no dar información, cuando en el mismo tuit que comentan va un enlace a un estudio científico, que tiene por título las mismas palabras que mi tuit.



Otra cosa que me parece curiosa es que nuestros amigos “escépticos” muchas veces nos acusan de “quimiofóbicos”, porque claro los nutris también hablamos de xenobióticos y disruptores endocrinos que van saliendo, van afirmando que son seguros, hasta que de la noche a la mañana se prohíben y lo mismo eran teratogénicos, citotóxicos, neurotóxicos o aún peor. Glifosato, diazinón y malatión hace poco más de dos años fueron clasificados como probablemente cancerígenos para humanos junto a tetraclorvinfos y paratión. Todos sabemos del daño que hizo el DDT y bueno es posible que poco a poco vaya saliendo a la luz por qué la agencia de substancias químicas clasifica al Bisfenol A en la lista de químicos “muy preocupantes”, cuando algunos biotecnológos y químicos hace muy poco tiempo decían que eran lo más seguro del mundo mundial y que el riesgo era poco más que ZERO.

Pues para ahuyentar de la quimiofobia algunas veces estos han puesto imágenes de algunas frutas, como las que veis en la foto y han pasado a enumerar los “agentes químicos” que en ellas se encuentran naturalmente presentes. Pues parece que los químicos de síntesis sí pueden funcionar en tratamientos médicos, pero los químicos naturalmente presentes en raíces, hierbas o alimentos de ninguna manera pueden tener un mero valor. Si acaso, si se observa alguna mejoría, se debe en exclusiva a que esa planta, o ese suplemento se encuentra “contaminado” con algún medicamento de “verdad”, que es lo que realmente funciona.

http://naukas.com/2014/01/25/la-quimiofobia-y-los-alimentos-totalmente-naturales/

Bueno, al grano, que he escrito 1000 palabras y ni si quiera he dicho el por qué surge el post. Como muchas tardes-noches, excepto si estoy de vacaciones, estaba dando un repaso a las revisiones que había en pubmed, y tuitee las que más me llamaron la atención. Había una bastante larga, pero como el tema me gusta le eché un ojo y me la leí entera. Me pareció bastante interesante, sobre todo la parte de fitoterapia. Y eso fue lo que puse en mi tuit. Aquí dejo el enlace al estudio (si lo queréis entero id a sci-hub 😉) y debajo veréis el tuit.



Un rato después me comentaron que había gente a las que este tipo de papers, refiriéndose a estudios sobre cáncer y suples/fitoterapia les parece magufo, y respondi de esta manera:



La gente, y sobre todo en twitter, muchas veces parece empastillada, como si hubiesen esnifado speed o cocaína, y bueno se lanzaron una buena tropa de “escépticos” no a contra-argumentar al estudio citado sino directamente al insulto y a la provocación. El barro sin duda es su mejor lugar. Leer decenas de folios, ¿para qué, cuando puedo directamente insultar?

Veamos lo que algunos tuiteros comentaron sobre mis dos tuits arriba citados. Empezamos por Candela Atienza, que cita mi tuit diciendo que “en el mundo están los oncólogos e investigadores serios y luego los que curan el cáncer con cúrcuma, té verde y lejía”. Afirmación que demuestra: 1 No te has leído la revisión, 2 Crees que soy un chamán que voy vendiendo lejía e incitando a la gente a no seguir ningún tipo de tratamiento contra el cáncer, porque claro, todos sabemos que lo mejor contra el cáncer es comerte un diente de ajo y esperar que desaparezca.

Candela, pone toda su fe en los óncologos, y no en investigadores de pacotilla que hablan sobre plantas y suplementos, por lo que no usa argumentos en contra de lo que publican este tipo de investigadores de segunda. Eso sí, se le da bien el insulto.

Veamos de qué manera siguen sus tuits: “Cuando tienes a alguien muy cercano con cáncer, y lees según qué tipo de cosas…Sois despreciables, dais ASCO. Y si encima sois sanitarios, da igual la rama, deberían inhabilitaros para siempre y sancionaros cada vez que publiquéis vuestra basura. Igual que es un delito incitar al suicidio, os deberían multar por delitos contra la salud pública. Que muchos os lucráis con el mal ajeno. Y luego enarboláis banderas en contra del negocio de las grandes farmacéuticas. Estoy harta de vosotros. Panda de miserables sin escrúpulos”.

Analicemos estas palabras, a las que solo he añadido un par de tildes. En principio parece que hay personas a las que, que existan revisiones sobre el cáncer que no se limiten a lo convencional de la medicina occidental o alopática les hace hervir la sangre. Se ponen como fieras. Ya de entrada si damos difusión a este tipo de estudios somos despreciables y damos ASCO. Y bueno, ya si somos sanitarios…no solo multa, inhabilitación de por vida. También veo que la susodicha califica la información en dos partes: por un lado la que publican los oncólogos (argumento a la autoridad), pero claro si la info viene de alguna unidad de salud, algún centro de investigación biomédica, o una facultad de ciencias de la salud, como es el caso del paper…pues ya pasa de información a ser basura. Poco a poco vamos conociendo mejor a este tipo de “escépticos”.

Para terminar tras los insultos y, poco más que pedir la pena de muerte por linkear una revisión sobre el cáncer de mama, hace un par de acusaciones, sin ningún tipo de prueba. En primer lugar dice que nos lucramos con el mal ajeno. Claro, claro. Como todos sabéis mi trabajo consiste en vender hinojo y hierba de San Juan a precio de oro mientras que recomiendo dejar la quimio a todo enfermo con cáncer. Como se nota lo bien que me conocen los “escépticos”.

La segunda afirmación es que enarbolamos banderas en contra de las farmacéuticas, en lo que sí me detendré un poco, porque tiene parte de razón y bueno después termina como había empezado, insultándome.

La “santa” industria farmaceútica, no parece ser tan santa. De hecho es la mayor defraudadora del Gobierno americano (1). Un ex vicepresidente de marketing internacional de una de las big pharma dijo lo siguiente sobre ellas: “Resulta escalofriante el hecho de que existan tantas similitudes entre la industria farmacéutica y la mafia. La mafia genera ingentes cantidades de dinero, igual que las farmacéuticas, los efectos colaterales del crimen organizado son los asesinatos y las muertes, los mismos que los de la industria farmacéutica”(2).

Y ya centrándonos en el tema del cáncer, que despierta una especial pasión, veamos algunos de los medicamentos que utiliza dicha industria. En 2010 la revista BMJ publica que la FDA aprueba una vacuna para tratar el cáncer metastásico de próstata. Precio: 93.000 $ por cada tres dosis (siempre que no se decida prolongar el tratamiento). Esta “vacuna” de precio desorbitado resulta en alargar la vida del paciente 4 meses(3).

Otro fármaco, esta vez contra los melanomas metastásicos. Precio: 100.000 €. Prolonga la vida 3 meses y medio(4).

2006, otro fármaco para tratar el cáncer de cabeza y cuello. Precio: 110.000 $(5).

Más fármacos que alimentan la codicia de la industria farmacéutica: cáncer de páncreas. Precio tratamiento: 500.000 $. Prolonga la vida únicamente 10 días(6).

Habría que analizar y debatir desde un punto de vista de salud pública si en lugar de “experimentar” con tratamientos intensivos que como máximo van a suponer unos días, semanas o pocos meses más de pobre o nula calidad de vida, no sería mejor dejar ese tiempo final de nuestras vidas y emplearlo para despedirnos y disfrutar junto con nuestros familiares y seres queridos.
Y sabemos que algunos médicos relevantes han declarado públicamente que se abstendrían de someterse a quimioterapia para alargar sus vidas en caso de padecer cáncer terminal(7). Para algunos pacientes lo más importante es conservar su dignidad e independencia y no unas cuantas semanas más de vida en unas condiciones que dejan mucho que desear(8).

Y es curioso como por ejemplo en un ensayo clínico aleatorizado en personas recién diagnosticadas con metástasis de cáncer de pulmón, se vio que los pacientes que fueron tratados desde el principio con cuidados paliativos necesitaron un tratamiento menos agresivo y además vivieron de media tres meses más (9). Así, y viendo lo visto, no creo que las farmacéuticas sean las hermanitas de la caridad que algunos piensan.




Siguiendo de nuevo con mi “linchamiento” en redes, lo continúa un tal Pau. Pau nos da su interpretación del paper, además de decirnos que un gran porcentaje de principios activos están basados en fitoterapia. Y sigue diciendo: “tus palabras inducen a creer que comiendo ajo y cúrcuma el cáncer se cura. Tus palabras inducen a dejar tratamientos reales por algo “natural”. "Tus palabras son una sarta de mentiras que a alguien en tratamiento o que conozca a alguien que lo esté pueda llevarla a un error que le puede costar la vida".

Es curioso como tienen que estar las cabezas para interpretar de un tuit que dice: "Fitoterapia y suplementación en cáncer de mama (nombre del paper traducido). Extenso, detallado e interesante artículo de revisión sobre el tema", como que estoy haciendo por un lado apología del ajo y de los hierbajos y por otro incitando a dejar todo lo que tenga que ver con la medicina occidental.

Luego Pau escribe cosas sobre el cáncer en las que no estoy del todo de acuerdo. “Nutrir el cuerpo no previene el cáncer […], una vida sana no lo evita”. Está claro que una parte de los distintos cánceres se deben al azar. Pero incluso la OMS (10) nos habla sobre las causas del cáncer, y nos muestra que “estas alteraciones son el resultado de la interacción entre los factores genéticos del paciente y tres categorías de agentes externos, a saber:
1.   Carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioletas e ionizantes.
2.   Carcinógenos químicos, como el amianto, el humo del tabaco, aflatoxinas de los alimentos y el arsénico del agua contaminada.
3.   Carcinógenos biológicos, como determinados virus, bacterias y parásitos.
Y en el siguiente subtema, titulado: factores de riesgo de cáncer; cito textualmente como empieza el párrafo: “El consumo de tabaco y de alcohol, la mala alimentación y la inactividad física, son los principales factores de riesgo en el mundo, y lo son también de otras enfermedades no transmisibles”.

Así parece, que aunque llevar una vida sana, estar delgados, no fumar y hacer ejercicio no nos vaya a librar de la muerte, al menos, probablemente hará que tengamos algunas papeletas menos para desarrollar un cáncer.



De este tipo de tuits también surgen conversaciones entre seguidores, en las que en general se pide solo información de una parte para posteriormente desacreditarla porque “mezcla cosas que son ciertas, con bobadas sin sentido”. Aquí seguimos con lo de siempre, los “escépticos” los saben todo, saben lo que es cierto, y saben lo que son bobadas. El típico comentario de un "escéptico" es el de Pau: "Yo no acuso de nada si no que digo verdades". 

Este tipo de “escépticos” también se encuentran entre mis colegas, los dietistas-nutricionistas. Por ejemplo veamos los tuits que me ha dedicado en el día de hoy, Daniel_Nutricionista.

Comienza citando mi tuit, recordemos por infinitésima vez: “Fitoterapia y suples en cáncer de mama. Extenso, detallado e interesante artículo de revisión sobre el tema”. No more.

Y pasa a comentar: “Deberías ser mucho más prudente con lo que publicas. Eres un profesional sanitario y eso te da mayor credibilidad frente al resto. Aunque haya estudios, indicios y el estilo de vida juegue un papel importante en la prevención, el único tratamiento probado y eficaz es la quimio o la radioterapia. Este tipo de publicaciones pueden alejar a la gente de los tratamientos realmente efectivos. Además los profesionales de referencia en este tema son los oncólogos. Respetales y deja que sean ellos los que den los mensajes al respecto”.

En primer lugar decir que me gusta que no haya endogamia y nos podamos criticar entre nosotros, aunque seamos o ejerzamos la misma profesión. Por ahí perfecto Daniel.

Pero vamos a analizar tus palabras. “Deberías ser mucho más prudente con lo que publicas”. Parece que entre los compañeros también hay papers que se pueden publicar, y otros papers que hacen mucho daño, escuecen y lo mejor es ocultarlos. ¿Por qué solo podemos dar difusión a los estudios que gusten a algunos? ¿Por qué hay profesionales que quieren “esconder” información o desean que no se sepan ciertas cosas? Está claro que la intención de Daniel es una llamada de advertencia, un ojo cuidao con lo que haces…un no lo vuelvas a hacer más. Y recordemos lo que ha sido, un link a un paper en el que se estudian suplementos y fitoterapia contra el cáncer de mama. Nada de: “Hijos, dejad la quimio y comenzad a comer ajos, o por el poder de la Curcuma, dejaos la radioterapia”. Absolutamente nada de eso.



Sigamos analizando a Daniel: “Aunque haya estudios, indicios y el estilo de vida juegue un papel importante en la prevención, el único tratamiento probado y eficaz es la quimio o la radioterapia”.  

Aquí Daniel se adentra en el mundo de las verdades absolutas. Como ser omnisciente sobre el tema nos desvela que en el tratamiento contra el cáncer no hay más que la quimio y la radioterapia. Para qué investigar sobre inmunoterapia(11), y en el resto de los frentes contra el cáncer. De hecho, si sabemos que el único tratamiento valido y efectivo es ese…para qué seguir investigando??? 

Yo ahí veo más de lo de siempre…seguridad y fe ciega en lo que tenemos y miedo al avance, miedo al nuevo conocimiento, incluso diría, miedo a la ciencia, nos lleve esta por los caminos que nos lleve.  Os imagináis que opinión tendría Daniel o los demás “escépticos” de un sanitario que escribe un libro sobre alimentación y cáncer? Aunque el libro tuviera más de 1.200 referencias científicas. ¿Y si encima en vez de un sanitario la escritora fuera una sanitaria?

Terminemos con los tuits de Daniel:  “Este tipo de publicaciones pueden alejar a la gente de los tratamientos realmente efectivos. Además los profesionales de referencia en este tema son los oncólogos. Respetales y deja que sean ellos los que den los mensajes al respecto”.

Daniel, si este tipo de publicaciones científicas alejan a la gente de los tratamientos realmente efectivos, no entiendo cómo pasan revisiones por pares, se publican en revistas científicas y se indexan en metabuscadores como Pubmed, en los que ni siquiera nuestra revista española de nutrición humana y dietética tiene el gusto de estarlo. No desprestigiemos a científicos y profesionales porque no nos guste su área de investigación. Aquí nadie dice que te tengas que aprender todas las plantas y su uso terapéutico, pero si los tienen, si pueden ayudar a alguien, sea en cáncer o sea en lo que sea, deja al menos que otros lo investiguen y lo publiquen.  

Para terminar Daniel dice lo que creo que es de lo más peligroso. Dejad que sean los especialistas “oncólogos” los que únicamente puedan divulgar sobre el tema. En primer lugar me parece una afirmación poco inteligente. Qué pasa, que un dietista-nutricionista no se puede especializar en cáncer??? Pues mira en en ICNS y seguramente en otros institutos de formación se va a hablar del tema. En nuestro instituto lo hará un médico y un fisio, pero podría haberlo hecho perfectamente un Dietista-Nutricionista. De hecho, conozco dos D-Ns especializados en cáncer. Y por cierto, yo no tuve que escribir en Pubmed oncología, cáncer o metástasis para encontrar ese paper, simplemente escribí: nutrición o dietética y Eureka!!!



Además no me gusta poner puertas al campo. La mayoría de lo que he aprendido en nutrición ha sido de profesionales que no eran Dietistas-Nutricionistas. He admirado y admiro a muchos divulgadores que hablan sobre nutrición y siguen sin serlo. Yo no tengo miedo al diferente y creo que, por qué no, se puede aprender de él, sea oncólogo, fisioterapeuta, enfermero, o simplemente un apasionado de cualquier disciplina.


Termino y me conformo que este largo post haya servido para que algunos vean, que la insensatez, la cabezonería, la radicalidad, el insulto y el miedo irracional a lo diferente no solo se pueden encontrar en homeópatas, osteópatas, practicantes de reiki, o curanderos que imponen sus manos, también se encuentra en gente formada, en médicos, en divulgadores y en dietistas-nutricionistas. ¿Eres tú uno de ellos?¿O por el contrario no te cierras a los nuevos conocimientos? Si dejamos que la ciencia avance, y la hacemos avanzar juntos, sin miedos y temores, seguro que más pronto que tarde tendremos un mundo mejor. 


Bibliografía

1. Almashat S, Preston C, Waterman T, et al. Rapidly increasing criminal and civil monetary penalties against the pharmaceutical industry. 1991-2010. Public Citizen. 16 Diciembre 2010.

2. Rost P. Disponible en linea: http://peterrost.blogspot.dk/

3. Tanne JH. FDA approves prostate cancer "vaccine" treatment. BMJ. 2012. 340:998.

4. Hodi FS, O'Day SJ, McDermott, et al. Improved survival with ipilimumab in patients with metastatic melanoma. N Engl J Med. 2010; 363:711-23.

5. Cuatrecasas P. Drug discovery in jeopardy. J Clin Invest. 2006. 116:2837-42.

6. Sullivan R, Peppercorn J, Sikora K, et al. Delivering affordable cancer care in high-income countries. Lancet Oncol. 2011;12:933-80.

7. Jensen JH, Korsgaard P. [We would drop chemotherapy end enjoy life]. Ekstra Bladet. 16 Marzo 2012.

8. Watts G. Why the exclusion of older people from clinical research must stop. BMJ. 2012;344:e3445.

9. Temel JS, Greer JA, Muzikansky A, et al. Early palliative care for patients with metastatic non-small-cell lung cancer. N Engl J Med. 2010;363:733-42.

10. Organización Mundial de la Salud [Internet]. Cáncer. Nota Descriptiva. Febrero de 2017. Disponible en linea: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/

11. Muscleblog. Cancer Moonshot-inmunoterapia. Diciembre 2016. Disponible en linea: http://www.muscleblog.es/forum/viewtopic.php?f=20&t=3217